El alcalde defiende el PIC de Rajoy y el PSOE lo ve un farol

M.O
-
El alcalde y Mariano Rajoy en la visita del pasado abril del entonces presidente del Gobierno - Foto: ARTURO PEREZ

Los dos partidos preparan enmiendas parciales para aumentar los fondos de la autovía en la Ley de Presupuestos de 2019 si finalmente no prosperan las distintas enmiendas a la totalidad

Que el Ministerio de Fomento haya desechado definitivamente la fórmula del Plan Extraordinario de Inversión en Carreteras (PIC) para las obras de la autovía A-32 en Albacete no ha sentado nada bien en el Partido Popular de la provincia, que no creen en las explicaciones dadas por el secretario de Estado de Infraestructuras acerca del elevado coste de la fórmula, la llamada colaboración público-privada, ni creen tampoco que los reparos legales sean insalvables. 
La Tribuna requirió ayer a políticos albacetenses del PP y del PSOE para conocer su valoración de este definitivo cambio de planes que hace que de nuevo la autovía a Jaén vaya a financiarse por la vía de los Presupuestos Generales del Estado. Quien no ocultaba su malestar era el alcalde de la capital, Manuel Serrano, quien en abril pasado acompañó al entonces presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para anunciar que el llamado PIC se encargaría de los cinco tramos pendientes de la A-32 en la provincia, con una inversión de 692 millones de euros. Ayer el alcalde defendía la validez de esa fórmula: «El PIC era una solución y un espaldarazo definitivo para la autovía a Linares, el compromiso entonces fue muy claro, una financiación extrapresupuestaria que no inventó el anterior Gobierno». Para Manuel Serrano el Gobierno socialista ahora lo que hace es «escudarse en temas jurídicos, pero son excusas de mal pagador; puedo aceptarlo, pero entonces que pongan financiación en las partidas presupuestarias». Para el primer edil albacetense «es una vergüenza lo que aparece en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2019 para la A-32», dinero insuficiente para hacer avanzar la autovía que supone  es «reírse de los albaceteños, como pasa con el tercer carril de la -31 desde la Roda, y como pasa con la autovía de Albacete a Cuenca».

Más información en edición impresa