Antonio García


Tú patria

03/08/2020

No son los españoles los únicos que han engordado durante el encierro sino la misma democracia, y el resultado de esa preñez lo conocemos ahora: un nuevo partido, de nombre Tú patria, formado por disidentes de Vox encabezados por Carmen Gomis. El bajo índice de natalidad no va con los partidos, que a fuerza de roces o desavenencias terminan pariendo nuevos churumbeles. Tampoco parece que hayan respetado la «distancia social» y el incremento de formaciones nos obligará a estar más apretados. Entre la derecha de Casado y la derecha ultramontana de Abascal que algunos juzgaban colindantes resulta que había espacio para otro neonato, cuya primera llantina lo delata como patriota. No sé si va a haber patria para tantos.
Siempre hay gente descontenta que considera tibio o audaz a su partido de origen y promueve que le salgan brotes a derecha o izquierda. Esta vez la criatura se sitúa a la izquierda del padre Abascal pero nadie asegura que cualquier día no le salga otra a la derecha, donde empieza o acaba el non plus ultra. La democracia es cuerpo flexible y dilatable, como mi biblioteca, que cuando creo que no me va a caber un libro más consigo embutir otro. En los siglos de oro estaba la figura del apretador, cuya finalidad era encontrar hueco para otro espectador en los teatros, si el aforo estaba completo, a fuerza de empujar, igual que el metro de Japón, nunca suficientemente lleno. Esta democracia se va pareciendo cada vez más al camarote de los Marx, donde solo falta el propio Marx, al que un previsor Felipe González expulsó para hacer sitio.