scorecardresearch
José Manuel Patón

LA PLUMA CONTRA LA ESPADA

José Manuel Patón


Nos quemamos

20/07/2022

Desde que he visto a Pedro Sánchez apoyado en una mata al frente de la tierra quemada del incendio de Monfragüe, he vuelto a recordar los artículos que he escrito insistentemente desde esta Tribuna de que los cortafuegos tienen que tener un mínimo de 500 metros, -4 artículos en dos años-, y más cuando debido a una repoblación forestal absurda, con pinos gitanos, cada vez que hay un incendio, la altura de las llamas supera mucho la altura que había antes de los pinares, porque ahora cada pino es una antorcha cargada de resina, y cada piña una granada contra el bosque. Los funcionarios actuales comparten esta idea, creo, pero no así los políticos que se dejan influir por los ecolojetas.
Prohibido hacer cortafuegos, prohibido hacer caminos, no toque usted esta encina, no meta una maquina y no haga rasos en desniveles de más de no sé si el 6% o el 8%, que se erosiona el terreno … Este es el criterio que se sigue, y lo que se consigue es convertir en cortafuegos sierras enteras, como la Culebra, Monfragüe, etc. ¿Qué no quiere usted cortafuegos? Pues toma cortafuegos de 30.000 hectáreas. Así es la naturaleza. ¿Qué se prohíbe cazar en Cazorla? Pues súper población y sarna para toda la vida. ¿Qué se prohíbe matar elefantes en Kenia? Pues toma, súper población y todos hemos visto los helicópteros del ejército ametrallando manadas enteras de 'algo' que parecían ser elefantes pero que eran una piel y unos huesos intentando correr.
Todas esas cosas pasan cuando se dirige el campo desde una oficina. ¿Se imaginan ustedes a un agricultor tomando decisiones de cómo tiene que actuar la Repsol o la Telefónica? Pues eso.
Luego está la gestión pública y privada. La mayoría de los incendios se han producido en montes protegidos, reservas ecológicas o parques naturales. La protección, -ya la hemos visto, ante la inexistencia de ganado y de cortafuegos por el empeño estúpido de algunos de prohibirlo todo-, nos quema. No le echo la culpa a Sánchez, porque su ignorancia se delata cuando culpa al cambio climático de los incendios. Sánchez es de asfalto total. Señor Sánchez, el cambio climático ha elevado la temperatura del planeta, pero lo que ha ardido es culpa de que no había suficientes cortafuegos ni en Monfragüe ni en la Culebra, no venga con cuentos chinos. Rajoy era igual de manta en asuntos campestres. La mala gestión es la culpable. Para ser ecologista te tienes que haber criado en el campo. Ser ingeniero agrónomo o forestal no basta, hay que salir de la oficina y enfrentarse a los ignorantes.
Los montes españoles se han repoblado, como Portugal de pinos y de eucaliptos, ¡qué bonito! El pino nunca había sido la especie dominante, ya que predominaba la encina, el alcornoque, quejigos, algunos robles y madroños, entreverando nuestro campo de monte bajo donde los chaparros, las coscojas, las labiérnagas, las jaras y otras especies permitían defender el campo de los fuegos con cortafuegos de 30 ó 40 metros. El ansia de repoblar de pinos nuestra geografía en los años 60 y 70 ha hecho que la altura del monte bajo haya crecido de 2 a 15 metros. Las normas de los cortafuegos siguen siendo las mismas. Por favor vuelvo a reivindicar ante quien corresponda que los cortafuegos deben ser mucho mayores si no queremos convertir en cortafuegos toda España.