El Tajo sube un 37% tras 4 meses con el trasvase cerrado

L.G.E.
-

Antes de cerrar por mantenimiento, los embalses estaban al borde de caer al nivel 4 (el más bajo) y ahora se acercan al nivel 2

El Tasjo sube un 37% tras 4 meses con el trasvase cerrado - Foto: Reyes Martínez

Son muchos los que viven a orillas del Tajo y sueñan con el día en el que se cierre el trasvase. Pues momentáneamente se han podido hacer una idea, pues desde el 1 de octubre el canal está sin funcionar para hacer labores de mantenimiento y de reparación de averías. El acueducto se cerró  con la idea de reabrir a mediados de noviembre, pero hasta la fecha no ha vuelto a correr el agua. Y eso se nota en los embalses de cabecera, porque en la práctica no se pueden mandar los hectómetros cúbicos por el trasvase, aunque mes tras mes se siguen aprobando derivaciones que por ahora quedan pendientes de enviar.
A 1 de octubre, Entrepeñas y Buendía acumulaban 455 hectómetros cúbicos y estaban al 18% de su capacidad. En octubre se autorizó un trasvase de 19,2 hectómetros cúbicos, en noviembre y diciembre de 7,5 en cada caso y solo para consumo humano y en enero de 16,2. Pero ni una gota de agua se ha podido enviar todavía. En estos cuatro meses con el trasvase cerrado, los embalses de cabecera han subido sus reservas un 37% hasta llegar a los 623 hectómetros cúbicos a 1 de febrero (son 168 hectómetros cúbicos de incremento). Están ya al 24% de su capacidad.
Y desde el 1 de febrero han seguido subiendo las reservas. Según el dato de ayer del Servicio Automático de Información Hidrológica del Tajo, el SAIH, la cabecera acumula 647,8 hectómetros cúbicos. Eso supone una subida del 42%% en cuatro meses y medio con el trasvase cerrado.
A la par ha ido cambiando el nivel de reservas que marca la normativa del Tajo-Segura. En octubre la cabecera estaba a punto de caer al nivel 4, que es el más bajo y que impide que se aprueben trasvases. Ahora la situación es bien distinta, pues no es difícil que los embalses entren en marzo por encima de los 591 hectómetros cúbicos, que marca el paso al nivel 2 (el segundo más alto).
Pero como ocurre con los sueños, algún día habrá que despertar. Cuando el trasvase se reabra volverán a salir hectómetros cúbicos por el acueducto, empezando por todos los aprobados en este otoño e invierno que están pendientes de enviar. Son 50,4 hectómetros de octubre a enero y seguramente habrá que sumar lo que se acuerde para febrero.