scorecardresearch

El Real Madrid salva la caída sobre la bocina

Europa Press
-

Yabusele y Heurtel lideran la reacción en los últimos minutos ante Maccabi para seguir la racha en el liderato (72-70)

El Real Madrid salva la caída sobre la bocina - Foto: Mariscal

El Real Madrid superó (72-70) este jueves al Maccabi Tel-Aviv en la jornada 13 de la Euroliga celebrada en el WiZink Center, un partido malo pero salvado en el tramo final por Heurtel y un Yabusele que firmó la canasta ganadora.

Los de Pablo Laso siguen al frente de la máxima competición continental, con 11-2 a la espera de lo que haga el Barça (10-2) este viernes ante Anadolu Efes. El 'Clásico' continental se le atragantó al cuadro blanco, pero reaccionó en defensa el 10 veces campeón y encontró la inspiración francesa.

Con 50-59 en el inicio del último cuarto, pobre ataque -tanto por dentro como por fuera-, el Madrid estuvo a merced hasta que Heurtel maquilló el mal porcentaje de tres en los blancos. El base se echó al equipo a la espalda después de que Maccabi tomara el control en el tercer cuarto. La defensa era una vez más la clave.

Fue una guerrilla en un partido de baloncesto, con un 37-38 tras 20 minutos que dejaba poco sitio a la imaginación. Heurtel y Yabusele ya fueron los mejores en el inicio con carrerilla que fue frenando Maccabi. El Madrid echó mucho de menos la presencia de Tavares o Poirier, y los visitantes tiraban de Wilbekin.

El gesto de Laso se torció más si cabe en un tercer cuarto de 13 puntos. Buscando soluciones, el técnico vasco las encontró en la defensa de Causeur y en un Heurtel de nuevo decisivo en su primera temporada de blanco. El base no solo anotó sino que encontró a Tavares y a Maccabi le pudo la presión. Los de Tel-Aviv fallaron varios ataques seguidos mientras el ex del Barça no perdonaba.

Sin embargo, un triple de Williams igualó de nuevo el marcador, con una última posesión que asumió Yabusele para ganar el partido. La sexta victoria seguida del Madrid en Euroliga salvó el inicio de un duro diciembre, con la próxima parada en el Palau Blaugrana, donde quizá ya sí que regresen Randolph y Thompkins.

 

El Baskonia, un quiero y no puedo en Kaunas

El Bitci Baskonia cayó (72-68) este jueves en su visita al Zalgiris en la jornada 13 de la Euroliga, otro palo para el cuadro vasco esta temporada, 4-9 en la parte baja de la tabla, a pesar de que remó para evitar el tropiezo en casa de un colista cada vez más entonado hasta casi regalar la opción de reflotar.

Los de Neven Spahija siguen sin ver la luz que pareció por momentos traer el nuevo técnico a Vitoria. El juego es malo y, lo peor, las sensaciones son malas, de un equipo lejos del oficio que tradicionalmente tiene el campeón de ACB hace dos temporadas.

En Kaunas, el partido marchó en favor de los locales desde inicio, pero el Baskonia se aferró a él con la defensa del tercer cuarto. Un Zalgiris también necesitado se escapó de nuevo, pero los de Spahija pudieron cambiar su suerte con un triple de Lamar Peters y un robo de Fontecchio que no aprovechó el italiano.

Además del trabajo que traía de casa, con las últimas derrotas ante Real Madrid y CSKA, los vascos echaron más sobre sus espaldas con un mal inicio en Kaunas. El pabellón lituano, hasta arriba y animando a su equipo en su resurgir (con esta tres victorias, 3-10, en los últimos cuatro encuentros), hizo temblar más si cabe a las muñecas ausentes de confianza de los visitantes.

Con un 2 de 16 en triples se fue el Baskonia al descanso, aunque logró igualar poco a poco el marcador hasta otro mal parcial al final del segundo cuarto (40-32). No movía bien el balón el cuadro vitoriano y solo los números de Enoch destacaban.

En los locales tenían más de donde tirar, con Cavanaugh, Lekavicius, Nebo y Ulanovas a buen nivel. En la reanudación, el Baskonia puso la primera piedra para cambiar su destino, dejando en 11 puntos a su rival en el tercer cuarto, pero en el inicio del último, un par de pérdidas y una mala racha de Enoch permitieron de nuevo la escapada local, casi definitiva (58-49).

Con Granger y un Peters enchufado de repente, el Baakonia se agarró al partido en el último minuto, aunque el aro le escupió el balón a Enoch. Desde el tiro libre, Zalgiris había engordado su renta pero un triple de Peters puso un 71-68 a 23 segundos del final. Fontecchio robó el balón en el saque lituano pero no supo aprovechar el regalo, el quiero y no puedo que padece Baskonia.