"Si no invertimos en ciencia seremos más pobres"

Ana Martínez
-

La investigadora informática Elena Navarro, primera mujer acreditada a catedrática en la Escuela Politécnica de Albacete, considera que igual que se habla de un Pacto por la Educación habría que alcanzar "un Pacto por la Ciencia"

Elena Navarro, investigadora del Campus universitario de Albacete. - Foto: Rubén Serrallé

Menos del 30% de la investigación científica lleva nombre de mujer. Estereotipos, roles, techos de cristal y desigualdad en las oportunidades ralentizan a las féminas en la carrera investigadora. La UCLM ha celebrado el Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia con la representación de una obra de teatro que recuerda a grandes científicas como Marie Curie, Rosalind Franklin, Hedy Lamarr, Hipatia de Alejandría y Ada Lovelace, esta última interpretada por Elena María Navarro Martínez, la primera mujer acreditada a catedrática en la Escuela Politécnica de Albacete. Además de subdirectora de Relaciones Externas y de docente de Ingeniería de Software, Elena Navarro forma parte del grupo de investigación Louise, encargado de desarrollar sistemas informáticos para aplicarlos en el ámbito de la salud.
¿Informática en los 90?
Quería hacer una ingeniería, mi duda era entre Industriales e Informática, las dos que había entonces en Albacete. Mi madre fue la que me dijo que Informática podía ser una profesión con mucho futuro. Empecé y me apasionó. En ningún momento me he arrepentido.
¿Algún familiar informático, alguna referencia importante?
En mi casa siempre hubo destornilladores y soldadores porque mi padre era electrónico y, por eso, a mí siempre me ha gustado el mundo de la ingeniería, el diseño, crear cosas, resolver problemas...
¿Qué fue realmente lo que le apasionó, le atrapó?
Lo que descubrí fueron las Matemáticas, una de las bases de la Informática. Empecé a entender el por qué de muchas de las cosas que yo estudié en el colegio y en el instituto, de repente encajaron, encontraron su lugar. Informática es una profesión que se puede desarrollar en multitud de campos.
¿Por qué siempre se ha vinculado la Informática a los hombres?
Es curioso, porque la primera personas que creó un programa de ordenador, el primer algoritmo de la historia, fue Ada Lovelace. Hasta los años 90 había muchas mujeres en esta profesión, pero hay gente que piensa que cuando cambió el nombre de licenciatura informática a ingeniería informática, de repente empezó a caer el número de mujeres en este campo. Desde entonces, el estudio de la Informática se ha vinculado más a los hombres, precisamente, por las Matemáticas, donde siempre se ha pensado que las mujeres no son buenas. 
¿Es decir, que a las mujeres les asusta el término Ingeniería?
La presencia femenina en todas las ingenierías es muy baja. Pero el problema es común en toda Europa. donde falta vocación. Hay consultoras que dicen que Europa va a tener un serio problema para desarrollarse por la falta de profesionales en Ingeniería.
¿Y a qué puede obedecer?
Al desconocimiento. Los jóvenes no saben lo que significa ser ingeniero. Por eso hacemos tantas labores de divulgación, para que los chicos conozcan en qué consiste trabajar en una ingeniería. También está el miedo al fracaso, porque la ingeniería se sigue asociando a algo terriblemente complejo.

 

(MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA)