Antonio Escribano dice adiós

Manuel Espadas
-

«Que esta Federación no aparezca en ningún expediente judicial es lo que más valoro», manifestó el ya ex presidente de la Federación de Fútbol de Castilla-La Mancha

Antonio Escribano, que ha sido presidente de la FFCM durante 24 años. - Foto: Tomás Fernández de Moya

Aprovechando una visita a Ciudad Real, Antonio Escribano cita a La Tribuna en la sede de la Delegación Provincial de la Federación de Fútbol de Castilla-La Mancha (FFCM) para someterse a una entrevista a la que sólo pone una condición:no opinar sobre el proceso electoral que se acaba de abrir en este organismo para elegir a su sucesor «para no interferir». Del resto, opina con gusto y sin poder ocultar una sensación de satisfacción después de 24 años como presidente, más ocho como vocal bajo el mandato de Nieves Mercadillo.
¿Por qué decidió no presentarse a la reelección?
Detrás de esta decisión había un motivo físico, que es el de mi operación de corazón de hace unos años, pero no es el principal. La primera razón es que considero que mis últimos cuatro años de mandato fueron como un añadido. En las últimas elecciones ya tenía claro que mi etapa como presidente la tenía cumplida, pero consideré que lo más apropiado en ese momento era seguir porque por primera vez se planteaban dos candidaturas, a raíz de las dos opciones que habían surgido en las elecciones en la Federación Española, las de Ángel María Villar y Jorge Pérez. Aunque salí reelegido, ya tenía claro que eran mis últimos cuatro años.  
Pero en la tradicional cena de los árbitros, el pasado mes de diciembre, usted insinuó que se iba a presentar a su séptimo mandato.
(sonríe) Allí dije lo que dije. Fue un mensaje un tanto ambiguo, pero no llegué a decir que me iba a presentar a la reelección. Insisto en que esta decisión estaba tomada hace cuatro años. En esa cena no aseguré nada y sabía lo que decía.
¿Qué Federación le deja a su sucesor en la presidencia?
He intentado hacer las cosas bien durante todos estos años. Sería injusto decir que empezamos de cero, pero es cierto que el fútbol regional ha cambiado mucho. Por poner ejemplos a grandes rasgos, bajo mi mandato se creó el Comité Territorial de Fútbol Sala, que antes era una federación ajena. También creamos uno de los primeros comités de España de fútbol femenino, con el que empezó Pablo Burillo pero que después tuvo a la primera presidenta del fútbol nacional, Pilar López Caro. Y creamos el Comité Territorial de Fútbol Playa, en una provincia sin mar. Además, creo que contamos con una Escuela de Entrenadores puntera en España en cuanto a dotación tecnológica, así como uno de los mejores Comités de Árbitros.
En cuanto al aspecto material, abrimos las delegaciones de Toledo, Albacete, Talavera y Alcázar de San Juan, construimos el Centro de Tecnificación y estamos a punto de inaugurar la residencia para futbolistas.
Y en cuanto al aspecto competitivo, creamos el Campeonato Interescuelas, en el que compiten 24 escuelas y que es único en España y una referencia, puesto que logramos mezclar el fútbol federado con el fútbol escolar. También pusimos en marcha la Liga Regional Cadete, y de todo ello se han nutrido nuestras selecciones regionales, a las que antes goleaban en los campeonatos. Además, podemos sentirnos orgullosos de que Castilla-La Mancha ha tenido selecciones de fútbol femenino, fútbol sala, fútbol playa y fútbol masculino en los Campeonatos de España de todas las categorías, y eso no lo pueden decir todas las territoriales.
Pero lo que más valoro es que esta Federación esté dotada de una situación económica saneada y que no aparezca vinculada en ningún lío ni en ningún expediente judicial, algo que no pueden decir la mayoría del resto de territoriales, como hemos visto con la operación Soule. Podemos decir que el fútbol de Castilla-La Mancha no está contaminado.
Durante sus seis mandatos, ¿ha detectado alguna vez alguna conducta irregular que haya tenido que corregir?
Mentiría si respondo que nunca, porque han sido muchos años. Pero sí he de decir que sólo fueron tres casos, que se solucionaron destituyendo a los implicados. La inmensa mayoría de la gente con la que he trabajado ha sido muy honrada. Puedo afirmar que en esta Federación el dinero sí ha ido donde tenía que ir, y esto está ligado a los logros que enumeraba antes. Logros que sólo se consiguen con trabajo, esfuerzo y dinero. Ypor eso podemos estar hablando ahora de un centro de tecnificación y de la futura residencia, por ejemplo.

 

(Más información en la edición impresa)