El CP Villarrobledo ve la luz en lo económico

Juan Carrizo
-

Gracias a las aportaciones de tres empresas locales, el club solventó su deuda con la Seguridad Social, desbloqueó subvenciones pendientes y ahora es una entidad solvente

El presidente Berni de la Cruz, junto a otros directivos en el Municipal de la Virgen. - Foto: José Miguel Esparcia

El CP Villarrobledo puede presumir de haber salvado una situación que en el 90% de los casos habría llevado a la desaparición de un club. El empeño personal de los hermanos De la Cruz, unido a la colaboración y ayuda que han recibido de una ciudad volcada con su equipo, se ha traducido en conseguir lo que parecía imposible, dejar al club sin deudas y conseguir los certificados de estar al corriente de pago con Hacienda y la Seguridad Social.
El gran problema que tenía bloqueado al club era una deuda con la Seguridad Social que, cuando Berni de la Cruz y su hermano Alfonso se hicieron cargo de la situación, era de 254.000 euros. Con los recargos que se iban sumando conforme pasaba el tiempo, el CP Villarrobledo ha tenido que pagar 284.000 euros, lo que ha conseguido gracias a la aportación de tres empresas de Villarrobledo que de momento no quieren salir a la palestra.
Cuando a Berni de la Cruz le dieron el certificado de estar al corriente de pago la sensación de alivio fue impresionante. «Se me puso la piel de gallina cuando recibí el email con el documento, incluso puede que lo enmarque», aseguró ayer el presidente del CP Villarrobledo a este diario.
Superado el problema de la Seguridad Social se han desbloqueado subvenciones como la de la Federación, de dos temporadas por valor de 66.000 euros, que servirán para ir liquidando la deuda con los jugadores y el cuerpo técnico que decidieron confiar en el trabajo de Berni y seguir en el equipo sin denunciar.
El presidente del CP Villarrobledo era ayer uno de los hombres más felices del mundo. «Se han hecho unas gestiones con tres empresas  importantes de Villarrobledo y hemos conseguido pagar hasta el último euro de la deuda con la Seguridad Social. Nos hemos liberado de los embargos y podemos recibir subvenciones. Nadie pensaba que esto pudiera ser posible y lo hemos conseguido».

 

(Más información en la edición impresa)