Manu Fuster llega con fuerza

J.L. Royo
-

El valenciano, inédito hasta la sexta jornada, dejó una gran impresión en su debut como jugador del Albacete Balompié

Manu Fuster conduce el balón ante la mirada de Eugeni Valderrama. - Foto: Josema Moreno (Masquealba)

La victoria en Huesca además de apagar el primer fuego que se produjo tras la dolorosa derrota ante el Tenerife y de permitir al equipo respirar y resarcirse, ha traído una de las grandes alegrías para la afición de este irregular comienzo de temporada, la aparición de Manu Fuster que, junto a Tomeu Nadal, fue el más destacado del Alba en El Alcoraz, sin duda un descubrimiento que hace cambiar la perspectiva y que también suscita una pregunta, ¿por qué han tenido que pasar seis jornadas para ver a este futbolista?
Manu Fuster, nacido en Valencia, cumplirá 22 años el próximo 22 de octubre y ha sido uno de los pocos jugadores por los que el Albacete ha pagado traspaso. Formado en el Huracán de Valencia, llegó al Guijuelo procedente del Olímpic de Játiva hace dos temporadas y después de dos buenas campañas en Segunda B, Fuster despertó el interés de varios equipos incluso de Primera, pero fue el Albacete el que se llevó el gato al agua y se hizo con su fichaje.
Lleva el dorsal 30 porque tiene ficha con el filial, pero a todos los efectos es jugador de la primera plantilla, aunque hasta el pasado miércoles estaba inédito. De hecho, en tres las cinco jornadas anteriores ni siquiera estuvo entre los 18 convocados, por eso, tras su debut en Huesca, la pregunta es por qué Ramis no se ha decidido a ponerlo antes.
El mediapunta valenciano disputó 66 minutos y fue la pieza que lleva esperando la afición desde el inicio de la temporada, ese jugador vertical que permite al equipo mirar al área contraria, algo que hasta el miércoles no había pasado prácticamente.
«Estoy muy contento, el domingo sufrimos todos en el partido ante el Tenerife y en Huesca disfrutamos todos, estoy feliz por poder ayudar al equipo,», apuntaba un abrumado Fuster tras el choque en El Alcoraz, donde a su juicio el equipo demostró ser capaz de levantarse. «Veníamos de una situación en la que no creábamos mucho en ataque, pero en Huesca tuvimos muchas ocasiones claras, ellos también porque son un equipo al que le gusta jugar, pero creo que defensivamente hicimos un buen trabajo y así es como se gana, en equipo». En este sentido, Fuster reivindica la importancia del triunfo en Huesca  porque «allí va a puntuar poca gente, tienen muchos jugadores con mucho fútbol, que han jugado en Primera División y creo que es un equipazo, por eso creo que lo que hicimos tiene mucho mérito».

(MÁS INFORMACIÓN EN LA EDICIÓN IMPRESA)