Piden 12 años de prisión a una registradora de la propiedad

Josechu Guillamón
-
Imagen de archivo del Palacio de Justicia albacetense. - Foto: consuelo lópez

El Ministerio Público, que también le acusa de causar lesiones psíquicas a sus empleados, pide también su inhabilitación profesional por un periodo de seis años

La Fiscalía pide una pena de 12 años de prisión para una registradora de la propiedad de Albacete, como responsable de seis delitos de acoso laboral -mobbing- y seis delitos de lesiones psíquicas a sus empleados. 
Además también solicita su inhabilitación para el ejercicio de su profesión durante seis años y que indemnice a seis de sus trabajadores con 10.000 para cada uno de ellos. 
Aunque la pena solicitada por la Fiscalía es notable, la que pedirá el abogado de la acusación particular, Marcos García Montes, es aún mayor, ya que según explicaba a La Tribuna de Albacete, pedirá 36 años de prisión. «Ha hecho la vida imposible a la mayoría de sus empleados y todos tienen unas secuelas psicológicas terribles, hay lesiones psicológicas y mobbing». 
La acusación. Según el escrito de acusación elaborado por el Ministerio Público, la acusada tomó posesión, el día 9 de mayo de 2013, como registradora de la propiedad, y desde entonces, hasta al menos mediados del mes de junio de 2016, sometió a seis empleados del registro a «situaciones humillantes y vejatorias», lo que generó una situación de tensión y hostilidad en el desempeño del trabajo, ocasionada por la actitud de la procesada con los trabajadores.
El fiscal afirma que la acusada «descalificaba de forma constante» a los trabajadores, «poniendo en duda su profesionalidad, con una actitud reiterada y mantenida en el tiempo  de superioridad y humillante hacia ellos». 

MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA