scorecardresearch

La circulación comienza a restablecerse, con alguna dificultad

Redacción
-

La intensa nevada del martes provocó que varios vehículos quedasen retenidos en Pozohondo, de donde ya pudieron salir, el corte del puerto del Barrancazo y condiciones difíciles en buena parte de la provincia

La circulación comienza a restablecerse, con alguna dificultad - Foto: Arturo Pérez

La intensa nevada del martes sigue provocando complicaciones en la red de carreteras de la provincia de Albacete, aunque la situación va mejorando con el paso de las horas y merced a la actuación de las brigadas de vialidad invernal. Según informaron desde la Junta, ya no quedan vehículos atrapados en la variante de Pozohondo de la carretera CM-313, donde se produjo un embolsamiento durante la noche, y se prevé que la circulación en el puerto del Barrancazo, actualmente cerrado, se restablezca a lo largo del día.

De acuerdo a esa fuente, las zonas más afectadas son:  Sierras de Alcaraz y Segura (CM-412 y CM-3225, Nerpio, Letur y los puertos de Crucetas, Peralejo, Arenal y Bellotar); CM-3133, entre Munera y El Bonillo y CM-313, desde el límite con la provincia de Ciudad Real hasta Nava de Abajo, con especial incidencia en Pozuelo, Peñas de San Pedro y Pozohondo.

En este momento, el Gobierno regional cuenta con un operativo en la provincia de 55 trabajadores, que trabajan con 16 quitanieves, dos motoniveladoras, dos saleros y 18 vehículos ligeros. Se han tratado ya 835 kilómetros de viales con 175 toneladas de sal.

Por otra parte, varios ayuntamientos de la provincia informaban de la suspensión de las clases en los centros educativos de sus municipios, de acuerdo con la Delegación de Educación, para evitar problemas en los desplazamientos.