scorecardresearch
Carmen Tomás

LA COLUMNA

Carmen Tomás

Escritora y periodista en información económica


La subida de tipos está más cerca

06/02/2022

La comparecencia esta semana de la presidenta del BCE era una de las citas económicas más esperadas de la semana. Cierto que estos días había muchos lugares a los que mirar con interés. El Congreso de los Diputados debía convalidar o no la reforma de la reforma laboral y se conocían los datos del mercado de trabajo del mes de enero. Lo que ocurrió en la Cámara Baja fue bochornoso y ya veremos si delictivo. Por un voto salió adelante una reforma que no gusta a la mitad de los representantes de los españoles y a muchos empresarios pequeños y medianos. Habrá que esperar para ver el desenlace después de que un juez haya abierto diligencias y se diluciden los recursos presentados ante el TC por el PP y Vox. En cuanto al mercado laboral del mes pasado, se perdieron casi 200.000 empleos, de nuevo más de 100.000 trabajadores volvieron al ERTE y de los empleos fijos creados, el 40% fueron a tiempo parcial. Las horas trabajadas siguen cayendo y la productividad está bajo mínimos. Nada bueno. Seguimos siendo el farolillo rojo de Europa y la economía occidental que más retraso lleva en la recuperación de la economía. Así lo atestiguaron desde el INE que calcula que el PIB en 2021 creció apenas un 5%.

Sin embargo, también el jueves, se reunió el BCE y su presidenta acabó por asegurar que la inflación es un problema y no precisamente transitorio. Ha venido para quedarse muchos meses y que por ello no descarta hacerle frente subiendo los tipos de interés. Este plan no estaba en la mesa del BCE. De hecho, y a pesar de los movimientos del Banco de Inglaterra y de la FED, Lagarde se resistía a reconocer que la inflación es un problema y gordo y a tomar decisiones para frenar su impacto. Lo cierto, a pesar de las resistencias, es que los mercados ya estaban descontando este movimiento. El bono alemán lleva varios días con rentabilidades positivas y por primera vez en casi 2 años, el interés del español se ha situado por encima del 1%.

El encarecimiento del precio del dinero será en breve otro elemento más que entorpecerá la recuperación. Las empresas y los autónomos están muy endeudados después de 2 años muy duros por la falta de ayudas directas, el Estado contabiliza una deuda pública histórica y los hogares sufrirán también un encarecimiento de sus hipotecas y sus préstamos personales. En definitiva, habrá menos dinero más gastar, incluso habrá que hacer recortes para afrontar el mayor coste financiero. Además, la inflación seguirá alta. El Banco de España calcula que en 2022 el IPC medio del año será del 4% y no únicamente por los altos precios de la energía. Si en este contexto, como apunta el Gobierno, suben los impuestos y las cotizaciones, 2022 no va a ser un año fácil ni con los esperados fondos europeos, cuya ejecución, por cierto, está dejando bastante que desear.