«Tal vez escribir fue la mejor decisión de mi vida»

A.D.
-

El escritor y miembro fundador del grupo Génesis, Chris Stewart, visitó la Facultad de Humanidades de Albacete para participar en el Club de Lectura de la Biblioteca del Campus, donde se leyeron algunas de sus obras, como Entre limones

Chris Stewart. - Foto: Rubén Serrallé

¿Qué hace un inglés perdido en la Alpujarra granadina?
Pues uno se mata trabajando, mayormente. Llevamos 31 años viviendo allí.  Era una aventura y sigue siéndolo y siempre digo, cuando hablo a jóvenes especialmente, que hay que aventurarse. En medio del camino, en su vida, recomiendo que salgan de su cultura nativa y vayan a vivir en otra cultura, es una aventura.
Incluso, después de 31 años, salir y hablar en español, es como un triunfo, un reto, nos da un placer enorme, es una inspiración. 
¿Cómo se le ocurrió traducir esa aventura vital a literatura?
He escrito unos libros y sí, han sido muy bien recibidos, supongo que tienen algo que ver con la literatura. Fui convencido, contra mi propio juicio, por una pareja de amigos, que ahora son mis editores. Ellos me animaron para que escribiese un libro sobre mis experiencias.
 Todo el mundo de las editoriales en el mundo angloparlante estaban buscando una secuela a Un año en Provenza, de Peter Mayle, y  como te decía, estos amigos me convencieron para que escribiera, lo hice y tal vez escribir fue la mejor decisión de mi vida, porque me encantó y eso que empecé con 45 años.  
¿Esperaba ese éxito en su país?
Es curioso, en español la palabra tiene dos sentidos, en inglés tenemos dos palabras, como esperanza y tiempo pasando, así que no, fue inesperado lo que pasó.  
Esas obras han propiciado muchos viajes a las Alpujarras, con sus libros como guía.
Sí, muchos visitantes, turistas, caminantes y yo también trabajo como guía de caminantes, es una labor  que me encanta. Hay también mucha gente que ha venido para imitar nuestra aventura, comprar un cortijo abandonado, restaurarlo, y hacer una vida digna y valiosa.  
Pasó por muchos oficios también, como esquilador de ovejas, por ejemplo...
Así es, durante la mayor parte de mi vida fue esquilador de ovejas, 30 años y me encantó. 
También fue miembro fundador y primer batería de Génesis.
De eso hace ya mucho tiempo, fue en mi niñez, prácticamente, con 15, 16 y 17 años.  
Algo que marcó su vida.
Sí, Génesis me va persiguiendo, con pocas ganas, porque no lo considero una parte importante de mi vida, pero no me disgusta, claro. Recuerdo que, hace unos años saliendo de un estudio de Radio España, en Madrid, me encontré con unos jóvenes técnicos esperándome porque querían saludar al fundador de Génesis. Luego, pensándolo, me di cuenta que efectivamente lo era y Génesis parece que es adorado en muchos sitios, tiene una gran popularidad, así que lo acepto y no me disgusta nada, es un placer, pero no lo considero una parte muy relevante de mi vida.  
Ahora toca la guitarra, ¿le gusta más que la batería? 
La batería la dejé hace más de 40 años, ahora toco guitarra, como un tonto. 
¿Nostalgia de la música o está volcado con la literatura?
Toco la guitarra todos los días y no escribo todos los días, pero me encanta escribir y estoy empezando un nuevo libro. Es una cosa muy importante encontrar tu don en el crepúsculo de la vida.
Mi próximo libro también autobiográfico, con elementos de amor a la naturaleza, para evangelizar sobre la importancia de las cosas pequeñas, baratas y sencillas para una vida feliz, con nuestra propia experiencia en el cortijo, explicando la virtud de la agricultura, la fabulosa esclavitud de la agricultura.