Citroën Méhari, icono y símbolo de libertad

SPC-Agencias
-

Este original descapotable, adelantado a su tiempo y que llegó casi a las 150.000 unidades fabricadas es un objeto de colección

Citroën Méhari, icono y símbolo de libertad

El Méhari nació de una intuición genial. En 1947, en Francia, se fundó la SEAB (Société d’études et d’applications des brevets) creada por el empresario francés Roland de la Poype y que trabajaba con materiales innovadores para la época, particularmente plásticos y resinas coloreados en la masa.
En la flota de vehículos de la SEAB figuraban una serie de furgonetas AZU y AK, desarrolladas por Citroën sobre la base del 2CV. Un día, una de estas furgonetas sufrió un accidente de cierta importancia en el que el conductor salió indemne, pero en el que la carrocería de la furgoneta quedó seriamente dañada, no así la mecánica.
De la Poype decidió no reparar la furgoneta porque tenía una idea en mente: quería realizar una carrocería de plástico para instalarla sobre una base Citroën creando un coche nuevo capaz de cargar elementos voluminosos como si de un pick-up se tratara pero que ofreciera además la posibilidad de cerrarse como una pequeña camioneta o abrirse completamente, como un descapotable de dos plazas.
Citroën Méhari, icono y símbolo de libertad Citroën Méhari, icono y símbolo de libertad Para la carrocería se eligió el ABS: un material fácilmente termoformable, flexible y que se podía colorear en la masa. El resultado fue un pequeño todoterreno de plástico que utilizaba el chasis del bicilíndrico AZU y que fue presentado a la dirección general. El encuentro se celebró en 1967 en el sótano de la fábrica del Quai de Javel, junto al Sena, en el centro de París. Por parte de Citroën estaban presentes Pierre Bercot, Director General de la marca y el responsable de vehículos comerciales mientras que por la SEAB acudieron Barrault y el propio De la Poype.
No era la primera vez que se encontraban: la SEAB estaba entre los proveedores de Citroën, para la que producía paneles de puertas, salpicaderos y otros elementos de plástico, todos ellos muy bien realizados, pero sin respetar, en muchas ocasiones, los plazos acordados. Por este motivo, cuando De la Poype propuso «vosotros nos enviáis los chasis y nosotros construiremos la carrocería y montaremos los coches», Bercot contestó que no. «Vosotros os encargareis de la producción de las piezas, pero el coche lo montaremos nosotros».
A Bercot le bastaron 10 minutos para darse cuenta de las posibilidades que ofrecía el Méhari, un coche interesante como vehículo de trabajo, pero, sobre todo, como coche de ocio. Era muy ligero, hasta el punto de enfrentarse a firmes irregulares sin excesivos problemas ya que no se llenaba en el barro ni encallaba en la arena o en la nieve.
Después del prototipo inicial de color ocre, se fabricaron una veintena de unidades en los colores más dispares: amarillo, rojo, azul, verde e incluso un improbable color plata. Todos estos colores se utilizaron para la presentación oficial.
Mientras que una joven generación salía a las calles parisinas en busca de más libertades, Citroën desvelaba el 11 de mayo de 1968 un modelo adelantado a su tiempo, símbolo del espíritu de libertad.
La producción se inició de inmediato en dos versiones de dos y cuatro plazas. Veloz gracias a su ligereza y capaz de llegar a los lugares más insospechados. Y si el 2CV fue definido por algunos como un caracol de latón, el Méhari fue llamado, de manera simpática, caracol de plástico. 
Tan a gusto en cualquier playa como en el centro de París, del Méhari se fabricaron unas 150.000 unidades durante casi 20 años: entre 1968 y 1987 (también Made in Spain, con más de 12.400 de ellas producidas en Vigo), incluyendo las versiones 4x4 que sirvieron en el ejército francés y se utilizaron como ambulancia rápida en el París-Dakar de 1980, donde demostraron su increíble eficacia para meterse en las dunas sin atascarse.