scorecardresearch

Patronal y sindicatos abren batalla con los salarios

L.G.E.
-

El presidente de Cecam avisa de que aún España no tiene una economía que aguante un salario mínimo de 1.000 euros y Pepe Álvarez (UGT) rebate que se trata de pagar tres euros más al día

De izquierda a derecha: Pepe Álvarez, Unai Sordo, Lorenzo Amor, Ángel Nicolás, Esther Esteban y Patricia Franco - Foto: Javier Pozo

Esta mañana se comprobó en Toledo que no ha debido de ser fácil que sindicatos y patronal llegaran a un acuerdo como la reforma laboral. Se juntaron los secretarios generales de UGT y CCOO, el presidente de la patronal regional y el nacional de ATA (autónomos), que demostraron que no se callan cuando se trata de defender sus intereses y que igual que celebran el acuerdo que han alcanzado, abren una nueva batalla con los salarios. Se reunieron en el I Foro Económico de El Español, que se celebró en el auditorio de Eurocaja Rural.  

«Nosotros llegamos a acuerdos después de debates duros», apuntó Pepe Álvarez, secretario general de UGT, «porque hay debates muy duros». Apunta que ahora «si queremos recuperar la economía, tenemos que recuperar los salarios». Cree que con el salario mínimo «se ha hecho una montaña de un grano de arroz». «¿De qué estamos hablando? ¿De tres euros al día?», plantea, «una empresa que no puede pagar al trabajador, incluido costes salariales, tres euros más al día, creo que tiene un futuro difícil y complejo». 

El presidente de la Confederación de Empresarios de Castilla-La Mancha, Ángel Nicolás, se pregunta «qué tipo de economía puede sujetar un salario mínimo de 1.000 euros» y apunta que «aún no la tenemos». Recuerda que las empresas no tienen margen en tributos, en las subidas de los precios de suministros o en los costes de financiación. «¿Qué palanca te queda? La parte más débil y la que menos nos gustaría tocar nunca, que son los salarios», admite. 

El secretario general de CCOO, Unai Sordo, rebatió que «la productividad es como el colesterol, la hay buena y mala». Apunta que la mala es la que «se basa en bajos salarios o empleo precario». Asegua que «mejorar las condiciones salariales y del empleo mejoran la productividad» porque se apuesta por otras vías como la innovación. 

El presidente de ATA en España, Lorenzo Amor, apuntó que en el tema del salario mínimo «hay sectores que en estos momentos lo tienen muy complicado». En el caso concreto de los autónomos, estima que «dos de cada tres no saben qué es esa recuperación». Con todo, cree que patronal y sindicatos llegarán a un acuerdo sobre negociación colectiva para marcar unas recomendaciones para este año. 

La consejera de Economía, Patricia Franco, expuso que recientemente ha ido al Consejo de Empleo de la UE en representación de las autonomías y que allí se ha dado cuenta de que «están en otros temas no salariales». «El debate en los foros no está tanto en 950, 1.000 o 1.050 euros, sino en cuál es el mercado de trabajo que queremos», apuntó.