scorecardresearch

El Albacete de Albés se gana el permiso para soñar

Juan Carrizo
-

A solo unos 11 puntos del objetivo de la permanencia con 18 jornadas todavía por jugarse, sus números se acercan a los que se tuvieron en los mejores años de Segunda

El Carlos Belmonte vivió su última gran experiencia en Segunda en la campaña 2018-19. - Foto: Rubén Serrallé

El Albacete Balompié mantiene su camino firme hacia el objetivo que se marcó esta temporada. La permanencia está a solo 11 o 12 puntos de asegurarse con los 39 puntos que acumula el equipo de Rubén Albés, que está demostrando su capacidad para adecuar su juego al del rival para no dejarle maniobrar y hacerle más daño.

Por muchas quejas que Eder Sarabia hiciera sobre el VAR, el Albacete hizo un partido muy serio, tuvo las mejores ocasiones e incluso antes de la expulsión de Álex Pastor ya daba muestras de tener el partido dominado y donde quería.

Repasando las mejores campañas del Albacete en Segunda en su historia, las dos en las que logró el ascenso a Primera y la más reciente, con Luis Miguel Ramis en el banquillo, en la que se jugó el playoff de ascenso y se fue eliminado por el Mallorca, encontramos algunas similitudes pero todavía se encuentran por encima del equipo de Rubén Albés, que se está ganando el permiso para soñar no solo por los resultados, sino por lo que transmite el equipo en el campo, sea cual sea el rival de turno.

El primer Albacete que logró ascender a Primera, la temporada 1990-91 con Benito Floro en el banquillo, jugaba en una liga donde las victorias valían dos puntos y solo había 20 equipos, es decir, que se jugaban 38 jornadas. Tras la jornada 24, en la que se perdió en casa del Elche (2-0), el equipo llevaba 32 puntos (45 sería en la liga de tres puntos) y ocupaba la segunda plaza por detrás del Murcia. Acumulaba 13 victorias, seis empates y cinco derrotas. Ya había empezado esa racha de siete partidos empatadas de forma consecutiva en el Carlos Belmonte, para acabar con cuatro victorias en las cuatro últimas jornadas que le otorgaron la primera plaza y el ascenso directo.

El Alba de César Ferrando que logró el ascenso en la campaña 2002-03, también ocupaba la segunda plaza en la clasificación con 42 puntos, merced a 10 victorias, nada menos que 12 empates y solo dos derrotas tras esa jornada 24, en la que había derrota con solvencia al Numancia Máximo Hernández por 3-1, con dos goles de Duré y uno de Jandro, refuerzo invernal.

(Más información en la edición impresa y en la APP de La Tribuna de Albacete (https://latribunadealbacete.promecal.es))