scorecardresearch

"Hay que detener a una persona para que sobrevivan millones"

Cristina Cabrejas (EFE)
-

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, pide a Italia que cierre sus puertas a todos los oligarcas rusos y anima a Europa a continuar embargando sus cuentas, yates, inmuebles y activos

"Hay que detener a una persona para que sobrevivan millones" - Foto: PRESIDENCIA DE UCRANIA

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, advirtió hoy de las consecuencias para todo el mundo de la guerra desatada por Rusia y aseguró que la invasión de su país es la puerta de Vladímir Putin "para entrar en Europa", en su discurso ante el Parlamento italiano.

En la ronda de intervenciones que el mandatario ucraniano ha tenido en parlamentos de países como Reino Unido, Estados Unidos, Alemania e Israel, hoy se dirigió directamente a los cerca de mil parlamentarios italianos reunidos en la Cámara de los Diputados que le recibieron en pie y con una fuerte ovación.

Sentado en su ya famoso escritorio y en un discurso de doce minutos, Zelensky llamó a la conciencia de los italianos al pedirles que imaginasen una ciudad portuaria como Génova "arrasada completamente como Mariupol", instarles a mayores sanciones para Rusia y los oligarcas y, sobre todo, advertir del verdadero objetivo de Putin: "No es Ucrania, sino Europa".

 

La puerta para entrar en Europa 

El mandatario ucraniano aseguró que Rusia quiere "influir en Europa" y que "su objetivo final no es Ucrania, sino Europa. Tener el control de la política, de los valores, de la democracia, de los derechos humanos. Ucrania es solo la puerta de entrada del Ejército ruso para entrar en Europa. Pero la barbarie no puede entrar".

"La invasión dura desde hace 27 días, un mes, y necesitamos otras sanciones y otras presiones para que Rusia no pueda abastecerse de reservas militares en Libia o Siria, y para que vuelva la paz", dijo Zelenski.

En alusión a los oligarcas, pidió a Italia que cierre sus puertas a todos los que hacen propaganda "y que elegían este país para sus vacaciones", así como que sigan embargando sus cuentas, yates, inmuebles y activos, y que "no se permita ninguna excepción a ningún banco ruso".

Advirtió de que el Ejército ruso ha minado las costas, lo que "representa un peligro para todos los países cercanos" y recordó que gracias a la exportación de gas y petróleo se ha financiado la guerra durante los últimos diez años.

Zelenski subrayó que las consecuencias de la guerra se sienten ya en otras parte del mundo y que muchos empiezan a pasar hambre porque Ucrania era un gran exportador: "¿Cómo podemos sembrar bajo la artillería rusa, que destruye nuestros campos?. No podemos exportar maíz, aceite, trigo y todos estos productos necesarios. Los precios están creciendo y muchas personas van a necesitar ayuda"

También agradeció la acogida de Italia a los más de 70.000 ucranianos que han llegado al país huyendo de la guerra, entre ellos 25.000 niños, y a los hospitales que se están haciendo cargo de los heridos y donde ha nacido "el primer niño de una madre que escapó de la guerra".

"Solo hay que detener a una persona para que sobrevivan millones", aseveró Zelenski, que evitó pronunciar el nombre de Putin en su discurso y no mencionó las peticiones realizadas en otras ocasiones del cierre del espacio aéreo.

 

Italia quiere a Ucrania en la UE  

Después del presidente ucraniano, habló el primer ministro italiano, Mario Draghi, quien calificó de "resistencia heroica" la del pueblo ucraniano: "Ucrania no solo se defiende a sí misma, sino nuestra paz y seguridad".

"La arrogancia del Gobierno ruso chocó con la dignidad del pueblo ucraniano, que consiguió frenar los objetivos expansionistas de Moscú e imponer altísimos costes al ejército invasor", continuó Draghi.

El mandatario italiano comunicó a Zelenski que ya se han congelado bienes a los oligarcas rusos por un valor de ochocientos millones de euros y que se han activado corredores especiales para menores huérfanos, además de asignarse nuevos fondos para financiar el esfuerzo de recepción de ciudadanos ucranianos.

"Ante la incivilidad, Italia no tiene la intención de dar la espalda; frente a Rusia, que quería que nos dividiéramos, nos mostramos unidos como Europa", agregó.

Y sobre la petición de entrada en la UE de Ucrania, Draghi aseguró a Zelenski que están al lado de su país: "Italia quiere que Ucrania se una a la Unión Europea", señaló arrancando el aplauso de los parlamentarios.

Hubo algunos huecos vacíos en el hemiciclo durante la intervención de Zelenski, ya que algunos parlamentarios exmiembros del Movimiento 5 Estrellas, así como algunos de la Liga o una diputada de Forza Italia, habían adelantado que no escucharían al presidente ucraniano al considerar que su discurso era solo "propaganda".