scorecardresearch

El novillero Antonio Palacios debutará en Méjico

Pedro Belmonte
-

El rodense, que al año pasado estuvo a punto de ir a América, comentó que el viaje se frustró por complicaciones por la pandemia, pero en esta ocasión debutará en un certamen

Antonio Palacios.

No le está siendo fácil la carrera a este joven novillero de Albacete, ya que, tras su debut con picadores en la plaza de La Roda, apenas ha tenido la posibilidad de torear y menos vestirse de luces. Un joven cargado de afición que le mantiene con la ilusión necesaria durante estos más de tres años desde que toreó en público por última vez. Ahora se abre una puerta, que será ni más ni menos en un certamen de novilladas en la localidad mejicana de San Andrés de Cholula, muy cerca de la ciudad de Puebla. Supondrá cumplir un sueño que acarician todos los que deciden ser torero, como es debutar en la América taurina, sueño este, que se le cumplirá al joven diestro rodense el próximo 26 de marzo, que además podría tener continuidad, ya que se trata de un certamen de novilladas y de darse bien, se clasificaría para poder ajustar alguna tarde más.

«Esto ha surgido por mediación de un amigo que tenía contactos y surgió la posibilidad de poder ir a Méjico. El año pasado estuve a punto de poder ir pero al final, con las complicaciones de la pandemia, no pudo ser, pero este año se han dado las condiciones perfectas para ir y así será si Dios quiere y la verdad es que estoy muy ilusionado. Se trata de un certamen internacional de novilladas en el que intervenimos algunos españoles. El día 26 estaremos un novillero de Málaga con el que me une una buena amistad pero en el certamen también participan otros novilleros españoles, además de mejicanos, peruanos y colombianos. Serán cinco novilladas clasificatorias y luego una semifinal y una final, por lo que siempre hay posibilidades de poder torear alguna más. Me iré el 7 de marzo para Méjico para estar un tiempo antes haciendo campo y aclimatándome a la altitud, ya que está a más de 2.000 metros sobre el nivel del mar, además de entrenar y ver la posibilidad de que salga alguna novillada antes del certamen, de lo que estamos pendientes de confirmar y espero volverme después de la final, y tener que quedarme unos días más, sería buena señal».

Muy ilusionado tras esta travesía por el desierto. «Estoy muy ilusionado y feliz, porque después de tanto tiempo esperando una oportunidad, que se me abra ésta es para estar contento, porque me hace especial ilusión por conocer a su gente, su cultura y además es el sueño de cualquier niño que quiere ser torero, como es el poder torear en América, y lo voy a cumplir. Mi carrera está siendo especialmente difícil, porque estoy parado desde que debuté con picadores, pero gracias a Dios tengo a mi alrededor a gente que me ayuda y me apoya mucho, como es el caso de Rubén Pinar, que aparte de maestro es un gran amigo que me ayuda y me aporta mucho así como Santi Avendaño y Raúl».