scorecardresearch

Rubén Pinar, muy preparado para el Puerto de Santa María

Pedro Belmonte
-

El diestro albacetense afronta un desafío ganadero de Adolfo y Cuadri y Daimiel con Victorinos y mira con ilusión a su tarde en la Feria de Albacete

Rubén Pinar, en una imagen de archivo. - Foto: Arturo Pérez

No está siendo una temporada fácil para Rubén Pinar, la independencia trae complicaciones para contratar y este es el caso del torero albacetense, aunque la temporada entra en su momento más fuerte con los meses de agosto y septiembre y durante este tiempo, Rubén tiene compromisos importantes, como en de la Feria de Albacete, mañana mismo en el Puerto de Santa María junto a Escribano y Morilla, en un desafío ganadero de Adolfo y Cuadri y Daimiel con Victorinos, entre otras. Hemos querido hablar con Rubén sobre el transcurso del año, notándolo con el animo intacto y muy mentalizado para el triunfo.

«No se si me está pasando factura la independencia en cuanto a apoderado, pero lo que si es cierto es que, al quedarnos fuera de Madrid en el arranque de la temporada, aún sin saberlo que hubiese ocurrido en Las Ventas, eso siempre marca un poco el resto del año en cuanto al planteamiento y el número de festejos, pero bueno, las circunstancias han venido así y las cosas pasan para bien y hay que tener paciencia y aprovechar cada oportunidad».

Hace algunos años, el solo hecho de estar anunciado en San Isidro suponía una garantía para torear. «Las circunstancias no son las mismas ahora, pero es cierto que si te ven anunciado en la primera plaza del mundo y en la feria de mayor referencia, marca y si salen las cosas, mucho más para bien. Este año, como digo, han venido así las cosas y hay que tener paciencia, no queda otra, además, la temporada todavía no ha terminado y Simón Casas nos planteó la posibilidad de ir a Madrid este año y me gustaría, siempre que vayamos a una tarde en que tengamos ilusión, por lo que si podemos ir así, iremos encantados y si hay que esperar para el año que viene, esperaremos».

Sale a colación el hierro de Escolar, con el fue Rubén a Pamplona, en la que salieron los toros imposibles. «Ya nos dijeron que en Vic Fezensac había salido muy complicada la corrida de Escolar, y yo siempre le he tenido fe, ya que el encaste Santa Coloma a mi siempre me ha ido bien, pero cuando las cosas no salen, pues no salen y no hay más. Hay que entender la postura de los ganaderos, pues hacen un esfuerzo muy grande y cuando no salen las cosas los primeros perjudicados son ellos y hay que saber entenderlos y no atacarles, porque los primeros que quieren que la corrida embista son ellos, por el bien de los toreros, del espectáculo y por el suyo. Estar cuatro años criando un toro, seleccionar la madre, el padre y que después de todo eso, no salgan las cosas, debe ser una gran desilusión para el ganadero y es muy fácil pegar un arreón con la pluma y no es nada agradable pues hay que saber comprender y sin decir lo que no es, se pueden decir con respeto».

Mañana mismo hará el paseíllo en El Puerto de Santa María. «Tengo mucha ilusión en la tarde del viernes, porque para un torero en mi situación, puedes ir a plazas con corridas duras, pero la del Puerto, está reservada a las figuras y con carteles muy rematados, así que cuando nos plantearon poder ir, con un desafío ganadero de dos hierros duros, me hizo muchísima ilusión. Es una plaza emblemática por muchas cosas, su afición, su enclave en el rincón del sur y ojalá y salgan las cosas y podamos disfrutar de una gran tarde de toros».

Más información en la edición impresa y en la APP de La Tribuna de Albacete (https://latribunadealbacete.promecal.es)