Gálvez: «Somos un club de paso y hay que dejar de serlo»

J.L. Royo
-

El técnico del Albacete Basket, tras lograr la permanencia, cree que hay que dar un paso adelante de cara a la próxima temporada

Gálvez posa para La Tribuna en el pabellón del Parque. - Foto: José Miguel Esparcia

El Arcos Albacete Basket seguirá la próxima temporada en LEB Plata, un objetivo que a priori no era el principal, pero que, tal y como se ha desarrollado la temporada, es una gran noticia para el equipo que dirige un Alfredo Gálvez que resume para La Tribuna una campaña complicada y habla de lo que quiere para el futuro. Es el candidato número uno al banquillo, pero tiene claro que el club debe dar un paso adelante, sobre todo a nivel de planificación.
 

La permanencia ya es un hecho y, aunque la pasada temporada se disputaron los playoffs de ascenso, viendo como se ha desarrollado la temporada, ¿objetivo cumplido?
Sí, no te voy a engañar, cuando empezamos a confeccionar la plantilla teníamos la ilusión y la ambición de repetir lo de la temporada anterior, hacer un equipo fuerte y competitivo para tratar de jugar los playoffs de ascenso, pero la verdad es que ha resultado muy difícil, sobre todo porque nos dimos cuenta al principio que el equipo no tenía el potencial de la temporada anterior, sin más. Se tomaron decisiones, se prescindió de cuatro jugadores, se contrataron otros dos o tres que tienen una calidad superior y el equipo lo ha notado. Nos hemos equivocado mucho, como en el primer año de Liga EBA, pero sabíamos cómo solucionarlo y estoy muy contento porque era muy complicado y desde la distancia veo a equipos que se han ido al hoyo a pesar de tener una buena estructura de haber trabajado bien.

Después de lo conseguido la pasada temporada, ¿hay cierta desilusión?
Como entrenador asumo la realidad de nuestro club y es que todos los años llega el verano y no se sabe lo que va a pasar con el club, y llega julio y no hay noticias de si se sale o no. En ese periodo de tiempo es en el que perdemos a los jugadores, otros clubes se adelantan y el año pasado se retiró Diego Fox, se marchan Elías, Uge, Ortega, Babatunde, Covington, Otero, Livingston…, te quedas sin posibilidades y con los jugadores que quieres fichar no puedes acceder a ellos porque no hay dinero o porque ya han firmado por otros clubes, por lo que nuestro margen de maniobra es estrecho. Además, nosotros siempre apuramos el mercado porque los jugadores que piden cinco en junio, piden dos en septiembre y piden uno en octubre, y nosotros fichamos muchos de estos, al margen de las apuestas que sabes que van a ir creciendo, pero tienes que esperar, como Álvaro Sanz, que me parece de los mejores bases de la categoría y que en verano tuvo problemas para encontrar equipo. Me gustaría poder cambiar esa realidad, ojalá este año sea el del cambio en cuanto a la planificación del club, que es nuestro punto débil.
 

Este año hay más tiempo, en abril tienen ya la permanencia y tiene mucho tiempo para decidir qué es lo que quiere Alfredo Gálvez. ¿Quiere seguir, se lo han ofrecido?
Este año no hay excusas porque efectivamente tenemos tiempo, en abril tenemos la permanencia, el club ya ha contactado con el entrenador, ya ha contactado con jugadores y ahora es el momento de tomar decisiones y a mí me gustaría como entrenador que soy, dejar trabajo hecho por si soy el entrenador la próxima temporada y si no siguiese, que el entrenador que venga no tenga que hacer lo que he hecho yo todos los veranos. Este año no hay excusa y creo que se están haciendo las cosas mejor.

A

pesar de todo lo que se ha vivido, el equipo se quedó a una victoria de clasificarse para la fase de ascenso.
A un partido, y no solo eso, te quedas a un partido y con la trayectoria que hemos tenido a posteriori, piensas lo que podríamos haber hecho si nos llegamos a meter en la fase de ascenso. La verdad es que duele porque solo con no haber cometido alguno de los errores que hemos tenido, podríamos estar hablando de otra cosa. En la segunda fase hemos hecho lo que la responsabilidad nos obligaba, tener una trayectoria brillante, ganar prácticamente todo los partidos, mejorar la imagen del equipo, desde el 4 de enero que jugamos con Alicante no hemos perdido en casa, ahora ya ganamos fuera. Ahora que los aficionados se han enganchado a estos jugadores, es el momento de que algunos de esos jugadores se mantengan. Somos un club de paso y es el momento de dejar de serlo y ser un club de objetivos y si Villarrobledo y Almansa están jugando playoffs de ascenso y nosotros lo hicimos la temporada pasada, creo que el Albacete Basket tiene que tener potencial para no hacerlo un año, sino para intentarlo varias veces.

 

(Más información en la edición impresa)