scorecardresearch

Calviño prevé que la guerra ralentizará la economía española

Europa Press
-

La vicepresidenta pide a la población "hacerse a la idea" de que los precios de la energía subirán, por lo que exige un pacto de rentas para evitar una "espiral inflacionista"

La vicepresidenta primera del Gobierno, Nadia Calviño, en una imagen de archivo. - Foto: EFE/Rodrigo Jiménez

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y para la Transformación Digital, Nadia Calviño, ha reconocido este lunes que la invasión rusa de Ucrania "puede suponer una ralentización" de la recuperación en España, y su impacto se reflejará en el cuadro macroeconómico que se presentará el próximo mes de abril.

No obstante, Calviño ha insistido en que tanto la recuperación de la economía española como el fuerte proceso de creación de empleo que se está experimentado "no se pone en duda". Ahora bien, ha señalado que "toda esta recuperación se puede ver ralentizada como consecuencia de la guerra de Putin".

"Es una lástima porque nuestra economía estaba ya logrando esa velocidad de crucero, teníamos una recuperación fuerte y las perspectivas eran muy positivas (...) y evidentemente este conflicto, sobre todo por su impacto de los precios de la energía, va a tener también un impacto sobre la actividad económica", ha señalado la vicepresidenta en declaraciones a TVE.

Aunque España no depende del gas ruso y depende menos desde el punto de vista comercial de las economías rusa y ucraniana, Calviño ha indicado que cuando se haga el cuadro macroeconómico en abril para preparar los Presupuestos Generales del Estado para 2023 "todo esto tendrá un impacto".

"Lo que tenemos que tratar de evitar es que se ralentice la recuperación económica y para eso tenemos que seguir impulsando el Plan de Recuperación y las inversiones", ha subrayado la vicepresidenta primera.

 

"Hay que hacerse a la idea" de que los precios subirán

Calviño ha insistido en que "vienen tiempos difíciles" porque el impacto de la guerra "más directo" en España son los precios de la energía. "Tenemos que hacernos a la idea de que esto es lo que viene, un alza de los precios de la energía que tiene un impacto sobre la inflación", ha apuntado.

En este sentido, ha asegurado que el Gobierno está tratando de "amortiguar" este impacto sobre las familias y las empresas y abordando con los agentes sociales cómo se puede hacer frente a esta situación impulsando un pacto de rentas para evitar una espiral inflacionista.

Calviño ha advertido de que los precios de la energía se trasladan automáticamente al IPC, por lo que hay que prepararse para tener una inflación "más persistente" de lo que se esperaba.

"La guerra cambia totalmente el escenario económico y va a llevar a una inflación más importante y tenemos que trabajar con los agentes sociales para que esto no inicie una espiral inflacionista que pueda tener unas consecuencias más negativas sobre la economía española", ha subrayado.

Se trataría, según Calviño, de asegurar que la evolución de los salarios y de las rentas empresariales es "adecuada" y "no desencadena" un impacto más negativo al generar una espiral inflacionista "más persistente y estructural".

En todo caso, la vicepresidenta ha afirmado que el Gobierno ya está trabajando en medidas a corto plazo para amortiguar la subida de los precios derivada del mayor coste de la energía. En este sentido, ha recordado que se está trabajando con Bruselas para ver cómo se puede topar el precio de la energía.

Así, ha explicado que el precio de la electricidad lo marca el gas y que lo que pretende España, y en eso trabaja con la Comisión, es que la normativa europea permita topar el precio del gas para ser "independiente y no depender de lo que haga Putin".

"Llevamos muchos meses señalándolo. España ha sido el primer país en dar la señal de alarma. Creo que hay una creciente conciencia por parte de la Comisión (...) que necesitamos topar el precio del gas para poder espiral que no tiene sentido, que hace que dependamos de las acciones de Putin. Pero sé que hay países reticentes porque nuestra situación no es la misma que en otros países, porque sus decisiones y prioridades pueden ser diferentes. Yo espero que en las próximas semanas haya un creciente número de líderes que se pongan de nuestro lado", ha afirmado.

 

Reforzar la interconexión con Francia, pero no con el Midcat

Junto a todo ello, Calviño ha hecho hincapié en que se han anunciado ya medidas desde el Gobierno para abaratar la factura de la luz (bajadas de impuestos y de los cargos y aceleración del despliegue de las renovables).

La idea es que España se convierta también en un 'hub energético' para el resto de Europa y para ello ha indicado que se deben reforzar las interconexiones eléctricas y de gas con Francia.

En este sentido, preguntada por si podría recuperarse el proyecto del gasoducto Midcat entre España y Francia, Calviño ha indicado que este proyecto "se abandonó en su momento porque era muy caro y no respondía a las necesidades de futuro".

"Lo que ahora tenemos que ver es cómo hacer un aumento de las interconexiones con Francia que también sea útil para el futuro, que permita no sólo el gas, sino también el hidrógeno verde, y tenemos que ver la financiación, que tiene que ser europea", ha precisado.

Por otra parte, Calviño no ha querido confirmar que ayer se produjera una conversación entre el presidente Pedro Sánchez y el de Argelia para garantizar el suministro de gas a España, pero ha reconocido que existen conversaciones "constantes". "El Gobierno de Argelia nos ha reiterado cada vez su garantía de suministro y desde ese punto de vista estamos tranquilos", ha indicado.

"Pero también estamos tomando medidas para reducir la dependencia energética de Rusia, para diversificar las fuentes de suministro y acelerar el despliegue de las renovables, donde estamos en una posición de ventaja", ha indicado.

Respecto a los problemas de suministro de materias primas que podría provocar la guerra, Calviño ha afirmado que, aunque Ucrania es un proveedor importante del sector agroalimentario español, el ministro de Agricultura, Luis Planas, ya ha confirmado que no hay problemas de garantía de suministro, aunque los precios se estén viendo afectados.

"Tenemos que ver cómo diversificar el suministro y tratar de aislar a la economía española lo máximo posible del impacto negativo de este conflicto", ha resumido.