scorecardresearch

El 57% de las madres españolas ha sufrido una pérdida salarial

Europa Press
-

El informe 'El coste de la conciliación' revela que la maternidad sigue siendo el gran 'techo de cristal' para las mujeres que se ven obligadas a cobrar menos por tener que reducir su jornada, coger una excedencia o dejar el empleo

El 57% de las mujeres españolas ha sufrido una pérdida salarial al convertirse en madre tras verse obligada a reducir la jornada, coger una excedencia o dejar el empleo, según revela la encuesta 'El coste de la conciliación' realizada por la Asociación Yo No Renuncio, del Club de Malasmadres.

"Esto no se puede permitir. Una mujer en España no puede cobrar menos por ser madre, no tendría que reducirse la jornada, cogerse una excedencia o abandonar su empleo como yo tuve que hacer", ha subrayado la presidenta de la Asociación Yo No Renuncio, Laura Baena.

Para Baena, la maternidad sigue siendo "el gran techo de cristal de la mujer" y ha animado a todas a "romper los silencios en casa y en la empresa" para "empezar a luchar por sus derechos".

El 57% de las madres españolas ha sufrido una pérdida salarialEl 57% de las madres españolas ha sufrido una pérdida salarial

La encuesta, que fue realizada entre el 8 y el 13 de febrero, y contestada por 51.627 mujeres, y que se ha presentado este martes en el Espacio Fundación Telefónica, revela que las mujeres madres sufren "un triple coste: laboral, emocional y personal".

Según revela el informe, el 64% de las mujeres españolas ha sufrido un coste laboral por ser madre, al margen de si ella cobraba más o menos que su pareja; y en aquellos hogares en los que ambos aportan la misma cantidad de dinero, el porcentaje de mujeres que ha sufrido un coste laboral es superior al 50%.

Además, el estudio muestra que 4 de cada 10 mujeres se ha sentido minusvalorada en su empleo o en su entorno social tras ser madre; el 64% declara llegar cansada todos los días a su trabajo y el 65% tiene menos de una hora libre al día.

Tal y como ha señalado la responsable de Investigación Social de la Asociación Yo No Renuncio, Maite Egoscozabal, las mujeres siguen asumiendo la gestión y organización del trabajo reproductivo.

En concreto, ha desgranado algunos datos del informe como que en el 71% de los casos son las mujeres las que están pendientes de los deberes de sus hijos e hijas frente al 3% de padres.

En el caso de niños y niñas con necesidades especiales, la diferencia es mayor, ya que en el 93% de los casos es la madre la que se encarga de gestionar las terapias.

Además, de los datos se desprende que las fiestas de cumpleaños (79%), la atención a los emails y grupos de Whatsapp del colegio (83%) y la planificación de las comidas y cenas (69%) continúan siendo responsabilidades que asumen las madres.

Así, la encuesta revela que "la corresponsabilidad en los hogares no existe" ya que el reparto de tareas continúa siendo "desigual". Si bien, el estudio también revela que al 49% de las madres les cuesta delegar y sienten que ellas tienen que estar más presentes en los hogares y en las tareas doméstico-familiares.

 

El 66% no ha pedido ayuda psicológica

Esta falta de conciliación y de corresponsabilidad tiene un "coste personal" para las madres españolas: el 65% tiene menos de una hora libre al día y el 20% ni siquiera una hora; el 64% declara llegar cansada al trabajo todos los días; y el 66% indica que no ha pedido ayuda psicológica pese a sentirse desbordada y triste.

"La falta de conciliación en España tiene un alto coste para las mujeres. La conciliación le sale gratis a las administraciones públicas pero no le sale nada gratis a las mujeres", ha asegurado la presidenta de la Asociación Yo No Renuncio, Laura Baena.

A la ausencia de medidas de conciliación en España, se ha unido estos dos últimos años la pandemia de la Covid-19 que, según Baena, ha dejado claro que "la conciliación no existe". "La pandemia ha golpeado muy fuerte a las mujeres, hemos costeado con nuestro sueldo y nuestra salud mental la falta de medidas de conciliación", ha apostillado.

Por ello, Baena ha apostado por "revisar el modelo social" para buscar otras opciones que hagan sostenible la relación entre trabajo y vida, y por alcanzar un Pacto de Estado a favor de la conciliación.

 

Presenta el informe al Gobierno

Baena presentará el informe a la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, durante la reunión que mantendrán este martes a las 16:30 horas en la sede del Ministerio. La presidenta de la asociación Yo No Renuncio pedirá a la ministra que el Ejecutivo impulse medidas para acabar con esta situación.

Para Baena, desde el Gobierno se han dado algunos "pequeños pasos" como las 16 semanas de permiso de maternidad y paternidad, pero los considera "insuficientes". Tampoco se soluciona el problema, según apunta, ni con el Plan Corresponsables ni con el permiso de 7 días cuando tu hijo se pone enfermo, tal y como prevé la Ley de Diversidad Familiar. Por ello, reclama un "cambio transversal", un "compromiso político".

"Pedimos un Pacto de Estado a favor de la conciliación, fruto del consenso de los principales partidos, los sindicatos, las empresas y las familias", ha destacado Baena. Yo No Renuncio apuesta por crear una subcomisión sobre Conciliación en el Congreso de los Diputados, que impulse la aprobación de este pacto de estado.

Tras la presentación de los datos del informe, ha tenido lugar un debate en el han participado la secretaria confederal de Mujeres, Igualdad y Condiciones de Trabajo de CCOO, Carolina Vidal; la directora global de Sostenibilidad en Telefónica, Elena Valderrábano; la arquitecta en Hexágono Blanco, emprendedora y malamadre, Diana Maján; y Laura Baena.

Entre otros temas, en el debate se ha puesto sobre la mesa que el teletrabajo no es en sí mismo una medida de conciliación pero que, acompañado de otras medidas y de un plan de igualdad, sí puede ser el camino. También se ha advertido de las "trampas" de algunas medidas de conciliación como la reducción de jornada, pues muchas mujeres "hacen el mismo trabajo en menos tiempo o se llevan trabajo a casa" y se ha subrayado la importancia de "poner en valor el trabajo reproductivo" y de trabajar en el "cambio de roles".