Jóvenes chinos estudian su carrera en español en Albacete

Ana Martínez
-

Las facultades de Humanidades y Económicas colaboran con la Universidad de Macao para impartir el curso de especialista en Español y Negocio en el Campus albacetense a 17 universitarios de tercero de Grado

Grupo de estudiantes universitarios chinos, a las puertas de la Facultad de Humanidades. - Foto: Ví­ctor Fernández Molina

Toca conocer el protocolo y la cortesía verbal que se utiliza en castellano, concretamente en España. Aprenden el don y el doña, la composición del Congreso y del Senado, los cargos nobiliarios, el tratamiento de excelentísimo e ilustrísimo  y cómo se aplica la educación en este país.
En forma de U, 15 chicas y dos chicos de origen asiático atienden las explicaciones de la profesora Raquel Haro, que imparte comunicación oral en español a este grupo de estudiantes de tercero de Grado, procedentes de la Universidad de Ciencia y Tecnología (MUST) de Macao, una región administrativa especial perteneciente a la República Popular China, que hasta hace apenas 20 años era una colonia portuguesa.
Es la primera vez que el Campus universitario de Albacete acoge a esta cantidad de universitarios chinos para que cursen el primer cuatrimestre del curso de su Grado exclusivamente en español, aunque todo se remonta a los primeros años del siglo XXI y a la llegada a esta ciudad de Wang Ting, más conocida como Pilar, una profesora asiática que durante unos años se dedicó a impartir clases de chino para españoles en la Facultad de Humanidades de Albacete.
Tras su incorporación a la Universidad privada de Macao y la compilación de toda la inmersión lingüística y el aprendizaje de idiomas en un programa común gestionado por la UCLM, la Facultad de Humanidades dejó de impartir clases de chino en español, pero no cortó la comunicación ni los lazos con Pilar-Wang Ting, que hace unos cinco años propuso la firma de un convenio entre las universidades de Macao y la de Castilla-La Mancha, para fomentar los intercambios de estudiantes.
Y así fue como surgió, en palabras de la vicedecana de la Facultad de Humanidades y profesora de Geografía, Carmen García, la organización de unos cursos cortos que se realizaban entre enero y febrero, coincidiendo con las vacaciones de los estudiantes por la celebración del Año Nuevo chino, cuyos contenidos eran «más lúdicos» pues trataban de incentivar esa inmersión lingüística que todo universitario chino tiene obligación de realizar a lo largo de su carrera, durante algo más de un mes de estancia en un país extranjero.

 

(MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA)