"La Universidad Popular es de las más importantes de España"

I. M.
-

La directora de la Universidad Popular, Ana María Rodríguez, destaca el número de alumnos y de actividades que organiza cada año este recurso municipal, que está tan implantado que "no necesita publicidad"

Ana María Rodríguez, directora de la Universidad Popular de Albacete. - Foto: Ví­ctor Fernández Molina

Hasta que exista una plaza libre la Universidad Popular de la capital mantendrá abierta la matrícula para los 204 cursos de larga duración y los otros 54 breves que oferta en esta primera entrega, recuerda quien  es su directora desde octubre del 2015, Ana María Rodríguez.  Totalmente consolidada en la ciudad y en la provincia y con una importancia a nivel nacional, la UP, como también se la conoce, dispone en este curso  de 6.203 plazas formativas  repartidas entre 13 áreas, pero la Universidad Popular, señala Rodríguez, es mucho más con actividades todos los días laborables de la semana e incluso, a veces, si es necesario, los sábados.
¿Desde cuándo Ana María Rodríguez es la directora de la Universidad Popular de la capital?
Aunque debo decir que no soy su titular, pues sustituyo a Ricardo Beléndez, ocupó el puesto de dirección de la Universidad Popular de la capital desde octubre del 2015, que fue cuando Manuel Serrano, que entonces era el concejal de Cultura, junto a Beléndez, me llamaron para ocupar este puesto. En aquel entonces estaba en la Unidad de Bibliotecas, lo que hoy se conoce como Servicio de Bibliotecas, dependiente del Ayuntamiento, y de hecho, supongo que pensaron en mí porque durante mucho tiempo UP y dicha Unidad estaban unidas en un mismo Patronato, aunque luego la cosa cambió.

¿Cuando se lo propusieron, qué pensó? ¿Notó mucho el cambio?
Lo primero que pensé sinceramente  fue cómo salir corriendo porque para mí era una responsabilidad grande. No obstante, siempre es de agradecer que piensen en uno y acabé aceptando y estoy muy contenta de haberlo hecho. Noté y muchísimo el cambio porque aunque en aquel entonces era la subdirectora de las bibliotecas no estaba tan expuesta públicamente, como lo puedo estar ahora, y desde luego para una persona como yo con un carácter tímido fue uno de los principales handicap a los que tuve que enfrentarme. Al final, poco a poco, fui haciéndome con el cargo gracias también a la ayuda de los coordinadores y del resto del personal, y a  la buena aceptación que tuve entre ellos, aunque debo de reconocer que al principio me costó.  Hoy por hoy, estoy feliz de estar aquí,  de no haber rechazado esta oportunidad. 

¿Ha impuesto algún tipo de impronta como directora?
Quien me conoce sabe que soy una persona muy conciliadora, que me gusta mucho escuchar y que transmito tranquilidad, serenidad y paz  y creo que mi impronta es esa.
 

(MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA)