«La permanencia está en casa»

Juan Carrizo
-

Uno de los capitanes del CP Villarrobledo es el central Perona, que formado en las categorías inferiores del Albacete cuenta con experiencia en Segunda B y es optimista por el juego que hace su equipo

Perona, durante un entrenamiento. - Foto: José Miguel Esparcia

El brazalete de capitán en el CP Villarrobledo lo porta en cada partido Juan Miguel Perona Andrés (Tobarra, 1992). Todavía tiene 26 años, pero la Tercera y la Segunda B son categorías que te curten muy joven. Perona se formó en las categoría inferiores del Albacete hasta su filial, pasó una primera etapa en el Villarrobledo y luego jugó dos temporadas en Segunda B, con el Alcoyano y el Badalona. Regresó al Villarrobledo en Tercera y fue uno de los valientes que la temporada pasada logró el ascenso. Perona se muestra optimista porque ve al equipo competir bien y sabe que a la larga llegarán los resultados.
¿Qué sensaciones le deja este arranque de campaña?
Son buenas, porque cuando analizamos el partido fríamente vemos las buenas sensaciones que tenemos dentro del equipo. Hacemos muchas cosas bien y pocas mal, aunque las pocas que hacemos mal nos están penalizando mucho. Por la forma de jugar que tenemos y el tipo de jugadores que somos, como cambiemos la manera de jugar estamos muertos.
¿Lo que le falta al equipo es gol, porque jugar, juega?
Es posible, pero la falta de gol no es solo de los delanteros, yo mismo fallé el otro día un balón claro en un córner. Quizás nos falta algo de puntería y saber elegir mejor, tanto arriba como atrás. El año pasado cometías un error, tenías un despiste, una mala vigilancia, una mala cobertura, y no te penalizaba tanto porque aquí a la mínima los rivales no te perdonan. Se podría decir que estamos pecando un poco de novatos en las dos áreas, pero trabajamos para pulir esos detalles.
El año pasado una de las claves fue la piña que se formó y en este se mantiene.
La continuidad de la mayoría  nos ha hecho tener mucho trabajo hecho. La mayoría de los equipos tienen que firmar 15 o 16 futbolistas y eso a ver como cuaja. Muchos repetimos, ese camino ya lo teníamos andado y los nuevos se han adaptado muy bien. La manera de ser que tenemos ayuda y se ha formado una piña muy similar a la del año pasado, por eso soy optimista.
Hace unos años ya militó en Segunda B, por lo que sabía lo que se iba a encontrar.
Mi experiencia fue en el grupo III, pero es igual. En la Segunda B hacer las cosas bien no es sinónimo de tener buenos resultados. Puedes defender muy bien y encajar o atacar muy bien y no marcar, porque los rivales muestran su experiencia y eligen mejor. Las categorías están para algo y lo hemos hablado porque tenemos que dar ese paso adelante. Pero conforme estamos jugando siempre estamos más cerca de ganar que de perder.

 

(Más información en la edición impresa)