scorecardresearch
Pilar Cernuda

CRÓNICA PERSONAL

Pilar Cernuda

Periodista y escritora. Analista política


La tournée

03/09/2022

Pedro Sánchez empieza su recorrido a lo ancho y largo de España. Lo anunció hace unos días, de aquí a fin de año realizará una treintena de viajes para, explicó, abrirse a los ciudadanos, pisar la calle, escuchar sus problemas. Una tournée en toda regla, como las de los artistas que llevan a ciudades y pueblos sus conciertos y obras de teatro. El presidente de gobierno lo hará con más medios y con todas las comodidades: público garantizado porque se ocuparán de ello los responsables locales y provinciales de su partido, transporte permanentemente a su servicio que le permitirá dormir en su cama todas las noches -para eso es muy útil el Falcon- y presencia masiva en medios de comunicación.

Está bien que un jefe de gobierno asuma que parte de su trabajo consiste en mantener el contacto con los ciudadanos. Es la única manera de saber de verdad cómo respira el país y conocer de primera mano los problemas reales, que muchas veces no tienen nada que ver con los que mencionan los políticos como prioritarios.

Lo malo del asunto es que el tufo electoralista echa para atrás. Hay elecciones municipales y autonómicas en pocos meses, y como los españoles no voten masivamente a los socialistas, Pedro Sánchez ya puede ir despidiéndose de que pueda seguir en Moncloa tras las generales, que convocará cuando las circunstancias le sean más favorables. Tan es así, que personas que conocen muy bien al presidente confiesan abiertamente que no descartan la posibilidad de que Sánchez tire la toalla si en mayo sufre un revolcón.

Sigue tentando el terreno internacional por si cae una oferta de las que a él le gustan, de mucho tronío. Pero por ahora no se concreta nada, sus éxitos europeos no son tan importantes como para que en Bruselas algunas decisiones de su gobierno que no gustan excesivamente. Así que, a la espera de que mejoren los números y pueda ofrecer algunas expectativas ilusionantes y soluciones que alivien la angustia actual de millones de españoles que no llegan ni a mediados de mes tal como se han puesto los precios, el presidente ha decidido tirar de su poder de seducción, que es mucho cuando quiere, y hacer política de cuerpo a cuerpo, desplegando a todo su encanto personal para hacer frente a las encuestas.

Que le preocupan, le preocupan mucho. Las que publican los medios de comunicación son inquietantes, porque a nadie le gusta votar a caballo perdedor; pero lo peor para él es que las de los medios de comunicación coincide con las que manejan Moncloa y Ferraz. Así que, después de sus tres semanas gloriosas en La Mareta, a todo plan, ha pensado que el mejor plan es ponerse las pilas y salir a la calle..

Está bien, pero independientemente del oportunismo electoral, no debe olvidar que un presidente es dedicarse a fondo a sus responsabilidades de gobierno. Sobre todo cuando la situación es crítica.