"La vida tiene más suspense que cualquier guion"

María Albilla Muñoz (SPC)
-
"La vida tiene más suspense que cualquier guion" - Foto: JUAN LAZARO

Los lectores adoran las tramas de Clara Sánchez, sobre todo por las grandes dosis de realidad que hay en ellas. En su nueva obra, 'El amante silencioso', no defrauda y se adentra en el mundo de las sectas para atrapar entre las palabras a sus adeptos

La manipulación a la que todos estamos sometidos, y que también practicamos sobre     llos demás, es el atractivo punto de partida de El amante silencioso, la última novela de Clara Sánchez editada por Planeta, en la que la escritora se adentra en el mundo de las sectas y en el poder de captación de las palabras en las vidas de todos. «Estas son la quintaesencia de la manipulación, pero con esta historia lo que intento es proyectar mi manera de ver el mundo».
Y lo ve, precisamente, «como una gran secta llena de microsectas. La microsecta del trabajo, la microsecta de la familia, la del equipo de fútbol, e incluso la de la pareja. Y todo esto sostenido por el arsenal sentimental con el que funcionamos en la vida».
Para Sánchez el gran superpoder con el que cuenta un ser humano para adueñarse de otro es el amor, «que se puede usar para bien o para mal». Y eso es lo que pasa en la historia que surge entre Isabel y Ezequiel, los protagonistas de una historia que transcurre en los exóticos paisajes de Kenia.
Ezequiel perdió al que creía su gran amor y, con él, su voluntad de lucha por la vida, lo que le lleva a la Orden Humanitaria. Allí aparece Isabel, contratada por su familia, para ir a rescatarle a África. Ella se quedó sin su hermano, que se quitó la vida tras entrar en una secta y, en el transcurso de la trama, se desdibuja quién acabará salvando a quién.
En un mundo de infinita exigencia por la perfección y en el que se vive en un entramado psicológico con los demás, la escritora alcarreña da una segunda oportunidad a unos personajes a los que también lleva al límite. Porque ahí es donde ella se siente cómoda. A Sánchez le gusta buscar lo que cualquier ser humano oculta, como ya hizo en otros títulos como Lo que esconde tu nombre o Entra en mi vida. «Me apasiona ver cómo en la vida se crean confrontaciones, amores, enfrentamientos, frustraciones... porque de esto está hecha nuestra propia existencia y es lo que la hace interesante y arriesgada». La vida tiene más suspense que cualquier guion. Cada día es una novela de intriga llena de medio verdades y medio mentiras en la que cada uno es libre de interpretar qué versión quiere dar al resto. «Vivimos en un estado narrativo y literario absoluto», apostilla la escritora que, además, admite que ha conocido el mundo de las sectas muy de cerca, lo que le condujo hacia esta trama.