scorecardresearch

La demanda de materias primas eleva el precio del girasol

Jonatan López
-

La campaña de recogida, prácticamente finalizada, se caracterizará por los rendimientos medios de un año normal, pero la subida de las ventas augura el resurgimiento del cultivo

La demanda de materias primas eleva el precio del girasol - Foto: Reyes Martínez

No será una campaña tan buena en cantidad como en un principio se preveía, pero los agricultores verán colmadas sus expectativas en cuanto a calidad y a precio. Las perspectivas son tan buenas que el responsable del sector y miembro del Comité Ejecutivo de Asaja Cuenca, Gerardo González, afirma que la demanda de materias primas provoca la subida de los precios del girasol, que «pueden llegar a ser los más altos de su historia». Ese es el resumen de uno de los cultivos más importantes de la provincia, que ocupa cerca de 100.000 hectáreas de superficie agrícola en el territorio conquense. De hecho, Cuenca presume de ser la primera provincia del país que mayor cantidad de hectáreas acumula. 

A estas alturas, la recogida está prácticamente finalizada si bien es cierto que la campaña se ha ido alargando por las temperaturas suaves que se han dado en las semanas pasadas. «En algunas zonas, caso de la Mancha, ya se ha finalizado. En otras, en las que se dan variedades tardías del girasol, están en ello», dice González, que constata que «se esperaban más kilos». 

Este verano se creía que el buen ritmo de crecimiento elevaría los rendimientos por encima de 1.000 kilos por hectárea, pero lo cierto es que se quedará en 700 kilos de media por hectárea. 

La buena noticia es la fuerte subida que experimentan los precios y, por tanto, el frenazo a la progresiva bajada de superficie que experimentaba el cultivo en los últimos años. Los precios a la baja de temporadas anteriores habían causado que el agricultor redujese la superficie dedicada al girasol para optar por otras proteaginosas y oleginosas con mayor éxito en el mercado, pero la situación se ha revertido con los precios al alza. «Con la subida de los precios esperamos que la superficie vuelva a crecer el próximo año», expone González, que afirma que los mercados «están por encima de los 500 euros por tonelada», mientras que el año pasado «estaban entorno a los 310 y 320». 

El agricultor de Villalba del Rey reconoce que Cuenca siempre se fija en las lonjas andaluzas de Córdoba o Sevilla, puesto que en estas provincias también hay una fuerte producción de girasol, pero «ellos ya terminaron de cosechar hace tiempo. Ahora nos fijamos en las ofertas oleaginosas del mercado próximo que están comprando». Y es que se puede afirmar que la mayoría del girasol que se adquiere en la provincia, el 95% se destina al consumo alimenticio y a la fabricación de aceites, mientras que el resto -la harina resultante de la planta- sirve como forraje. Otro asunto es que la mayoría del aceite se manufacture en empresas externas de la provincia y que en Cuenca solo exista una extractora de aceite. Concretamente, en Tarancón.