Page pide al PP «unidad de mensaje» frente a la pandemia

Javier D. Bazaga
-

El presidente de la Junta asegura que no concibe que Madrid incurra en un «desacato» ante las medidas acordadas con el Ministerio de Sanidad. El ministro Ábalos acusa a Ayuso de preferir la disciplina de partido frente a la salud de los madrileños

Page pide al PP «unidad de mensaje» frente a la pandemia - Foto: Yolanda Lancha

La decisión de la presidenta de la Comunidad de Madrid de llevar a los tribunales la decisión consensuada por las comunidades autónomas y Ministerio de Sanidad para elevar las restricciones a los municipios con mayor afección de la pandemia ha desatado una nueva disputa entre administraciones, e incluso disensos dentro del mismo partido al que pertenece Isabel Díaz Ayuso.
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha pedido a los dirigentes del PP «coherencia» a la hora de hacer frente a la pandemia, tras mostrarse visiblemente «preocupado» ante el anuncio de su homóloga, con quien dijo mantener una buena relación al igual que con el presidente de la Junta de Castilla y León, con quienes mantiene convenios de colaboración en distintos ámbitos.
El jefe del Ejecutivo regional dijo ponerse en la situación de los ciudadanos que «deben tener un desconcierto increíble»ante la falta de «unidad de mensaje» que están percibiendo con respecto a las medidas que se deben tomar. «No desorientar a la población es determinante» dijo.
Disenso interno. No solo es el hecho de que Ayuso haya decidio recurrir una decisión tomada con el consenso del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud en la tarde del miércoles pasado, que en un primer momento pareció una rebelión. A eso se añade que otros presidentes autonómicos como el de Castilla y León hayan mostrado su aprobación a unas medidas de restricción de la movilidad que han considerado «necesarias»para contener al virus.
«El virus es el mismo en todas las regiones» enfatizó García-Page, por lo que exigió una «unidad de mensaje»que cree necesaria en estos momentos. En este sentido reclamó coherencia con «la última doctrina de Pablo Casado», en la que reclamaba que la competencia «exclusiva» en la gestión de la pandemia era del Estado. Un mensaje «único y nacional» que al PP «no le debería rechinar»apuntó, porque de lo contrario «nos lleva a un lío a todos».
No obstante, desde el Gobierno central ya se advirtió de que la Orden publicada por el Ministerio en el Boletín Oficial del Estado «es de obligado cumplimiento» para todas las comunidades autónomas, «aunque hayan votado en cotra» subrayan desde La Moncloa, si es el Estado en que ejerce las competencias de coordinación «como es el caso».
«No me cabe en la cabeza que no se aplique la normativa» dijo finalmente Page, que confió en que la Comunidad de Madrid no se plantee desacatos. «Doy por hecho que Madrid cumplirá la normativa».

Ábalos: «Decepciona que alguien utilice un gobierno como trinchera contra otro gobierno»

Del mismo modo que García-Page exhibió su desconcierto con la actitud del gobierno de la Comunidad de Madrid, el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, quiso mostrar su «decepción» ante una polémica que dijo «está muy lejos de satisfacer las inquietudes de los ciudadanos», que son los que asisten «atónitos» ante un «litigio de poder político y marasmo de confusión» frente a la lucha contra la pandemia. Ábalos se mostró muy duro con esta actitud que confesó le provoca «rabia »ante la «estrategia»que dijo parte de Pablo Casado y que ha hecho a Isabel Díaz Ayuso «optar por la disciplina de partido y no por la salud de los madrileños».
Es por eso que pidió no utilizar a los madrileños como «rehenes» para acto seguido confesar que «decepciona que alguien utilice un gobierno como trinchera contra otro gobierno» en unas circunstancias como éstas porque, según manifestó, el problema ya no es de creibilidad, «se está hablando de la salud de las personas». En este punto consideró que estamos ante «un problema de irresponsabilidad que esconde prejuicios ideológicos», y que concluyó puden resolverse solo con estar a la altura de los requerimientos. «Miserias sobran muchas y gestos de grandeza, de momento, solo los de la ciudadanía y los profesionales sanitarios».
Ábalos dijo compartir la decelpción de la ciudadanía al no encontrar un paralelismo en la actuación de los representantes públicos, por lo que les adelantó que habrá ocasión de resolver ese problema: «y esa ocasión se llama democracia». dijo, ante el «hastío» que dijo provoca no conseguir un marco de colaboración en los momentos en los que se debe estar unidos.
Economía y Salud. El ministro reprochó a la presidenta de la Comunidad de Madrid sus aliusiones a mantener la economía y aseguró que «sin salud no hay economía», que puede aguantar «vacaciones y fines de semana libres», pero no una perturbación de esta índole. «La mejor forma de apostar por la economía es apostar por la salud» le dijo Ábalos a Ayuso, instándola a estar «más pendiente de sus ciudadanos que de su jefe de filas».