scorecardresearch

«Hay una fuerza imparable que te lleva al escenario»

A.D.
-

Miguel Ríos actuará hoy, a las 22,30 horas, en la Caseta de los Jardinillos, dentro del ciclo Albacete Septiembre 21, con apertura de puertas a las 21 horas. Llega con nuevo disco, acompañado por The Black Betty Trío, Un largo tiempo.

Miguel Ríos actúa en la Caseta de los Jardinillos. - Foto: Javier Salas

Miguel Ríos actuará hoy, a las 22,30 horas, en la Caseta de los Jardinillos, dentro del ciclo Albacete Septiembre 21, con  apertura de puertas a las 21 horas. El cantante y compositor llega con nuevo disco, acompañado por  The Black Betty Trío, Un largo tiempo. Miguel Ríos comentó a La Tribuna de Albacete su visión de este nuevo proyecto, que llega tras 12 años sin publicar un álbum inédito. 

Con Miguel Ríos, el rock en español alcanzó su mayoría de edad, con éxitos internacionales como el Himno a la alegría y bolas de cañón como Rock and Ríos. ¿Después de tantos años, quedan cosas por decir y hacer?

Hombre, siempre queda espacio para una nueva canción, en caso de que surja. En una carrera como la mía, larga y con mucha carretera, la coherencia es un valor al que se le puede cantar. Hasta el final todo es vida y por lo tanto el relato sigue. 

Un largo tiempo, sin duda, de espera para los rockeros que esperaban que Miguel Ríos, como los clásicos del género, reconsiderase su retiro…

Sí, parece que este gremio tiene la necesidad del retorno, o nos retiramos en falso, como los toreros. Supongo que durante mucho tiempo estuvimos considerando el rock como una música eminentemente juvenil. Recuerdo aquello de vive rápido, muere joven y deja un bonito cadáver, del ideario punk. Pero mira Chuck Berry, palmó tocando cuando había dejado atrás los 80.  

¿El rock se lleva en el ADN, es imposible sustraerse de la vuelta a la carretera?

Está claro que cuando te salen nuevas canciones, hay una fuerza imparable que te lleva devuelta al hogar idílico del escenario. Lo que Antonio Vega llamaba el sitio de mi recreo. Cantar es una forma de comunicar emociones que tiene su máxima expresión cuando lo haces para la gente. Ahí reside el sentido de toda una vida para tipos como yo que no han hecho otra cosa. 

¿Qué le llevó a grabar de nuevo?

Que tenía nuevos y buenos temas, que me permitirían salir de gira y volver a emocionarme con la gente que me sigue. Con mis mecenas. También, la necesidad de contar historias que me conmueven y que están en el imaginario de la música popular.

¿Por qué es Un largo tiempo un disco austero, tan diferente a su último trabajo en estudio, Solo o en compañía de otros,  o al ambiente de sus conciertos en Un largo tiempo o Symphonic Ríos?

Un largo tiempo puede considerarse un disco crepuscular en mi carrera, porque dentro de un par de meses hará sesenta años que entré en un estudio de grabación por primera vez. Desde entonces no he parado de aprender para llegar a ser quien soy: un tipo honesto que se enroló en una cultura planetaria hasta hacerla suya. Creo que Jose Nortes, el productor del disco, vio que esa austeridad sonora se correspondía con el tiempo en el que vivo. 

Aunque realmente Un largo tiempo es, al mismo tiempo, puro rock and roll con Black Betty Trío. ¿Incluso un álbum más americano por los ritmos, incluso country?

Como te digo, todo es un tributo a lo aprendido. En el disco no hay nada que no haya hecho antes, solo su vestido acústico lo hace diferente. Las historias que canto y las emociones que busco, son genuinas. Aunque transiten un camino ya andado por mí y por otros muchos. Son mi cultura, mi identidad. El rock es un bumerang. 

Poderío y autobiografía se dan la mano en este nuevo trabajo, como en Memphis-Granada, donde recuerda qué sintió, en una España triste, con el rock and roll. 

Sí, pero eso es lo que siento ahora que sentí en aquellos años de plomo. Pero, no es cierto que tuviera ni idea de que el rock and roll revolucionaría el planeta, ni que sería mi tabla de salvación para escapar del paraíso granadino. La autobiografía y la memoria admiten, afortunadamente, la licencia literaria. 

 También  se acuerda de lo que ha sufrido la sociedad, en La estirpe de Caín o del blues en Cruce de Caminos y el gran Robert Johnson. ¿Al final el refugio del blues y el Miguel Ríos más combativo y reivindicativo en El blues de la tercera edad?

De esas canciones me encuentro muy satisfecho. Un álbum que pretende ser escuchado como antiguamente, de una sentada, debe tener una temática variada y un sonido unitario. La Estirpe de Caín es un tema que escribí con dolor e indignación. En Cruce de caminos quería gastar una coña con la vieja leyenda del señor Johnson, y El blues de la tercera edad es un franco homenaje a las mujeres de mi generación, que han demostrado una resiliencia digna del mejor canto. 

¿Por qué escogió esas versiones?

Que salgan los clowns porque escuché la versión de Sinatra en la película Joker y me pareció una joya. Y la de Peral Jam, Viene y luego va, por su cercanía con lo que estábamos haciendo. Eddie Vedder es uno de mis cantantes favoritos y su tema una pasada.   

¿Contentos con los resultados artísticos de la gira?, ¿qué le parece Albacete, donde también protagonizó grandes conciertos, por ejemplo en la plaza de toros?

Sí, Albacete es un lugar donde siempre me han tratado de lujo. Muchos años en mi itinerario de verano. Cuando vi que me agendaban la fecha en esta gira me puse muy contento. Creo que es una de las giras más originales de mi carrera y el público me lo premia con sus aplausos. 

¿Tendremos mayor presencia de Miguel Ríos a partir de ahora, con nuevos proyectos o Un largo tiempo se plantea como un trabajo y gira puntual?

La biología manda a estas edades. Por ahora me encuentro muy bien de voz y disfruto un montón, pero no sé que me deparará el futuro. Aunque a Un largo tiempo le queda cuerda, aquí y en América.