scorecardresearch

Page pedirá gastar fondos Covid en otros sectores afectados

Javier D. Bazaga
-

La próxima semana enviará un escrito al Ejecutivo central para solicitar que esos recursos sean destinados a los sectores más afectados por la guerra de Ucrania

Page pedirá gastar fondos Covid en otros sectores afectados - Foto: Javier Pozo

Si algo ha sabido hacer Castilla-La Mancha en sus 40 años de historia –40 con Estatuto pero ya mucho antes–, es aprovechar los recursos disponibles para prosperar. El presidente del Gobierno regional, Emiliano García-Page, quiso dar valor a este hecho y avanzó que la próxima semana enviará «un escrito» al Gobierno central solicitando poder destinar los fondos Covid que no han podido ser utilizados, 120 millones de euros, para las empresas y sectores que se están viendo más afectados con la nueva crisis: la de la guerra iniciada por Putin contra Ucrania, y que se solapa con la que empezábamos a dejar atrás de la Covid-19.

Lo avanzó en la Conferencia de Presidentes del pasado fin de semana celebrada en la isla de La Palma, y lo volvió a verbalizar este jueves durante la clausura de una jornada intergeneracional organizada por la Asociación de la Empresa Familiar de Castilla-La Mancha.

De esta forma, van a reclamar al Gobierno que esos 120 millones de euros que no han podido gestionar las empresas «simple y llanamente porque las condiciones que ha puesto el Estado son casi imposibles» dijo, que no se devuelvan y que las autonomía puedan «reenfocarlos» en aquellos ámbitos que están padeciendo de forma «combinada y encadenada» las crisis de la Covid y la guerra.

Page pedirá gastar fondos Covid en otros sectores afectadosPage pedirá gastar fondos Covid en otros sectores afectados - Foto: Javier PozoPage estimó «razonable» esta propuesta porque «los que tenemos capacidad en el territorio somos las autonomías», afirmó.

Con la empresa familiar

El acto se celebró en el toledano Cigarral de las Mercedes ante un auditorio empresarial, ante el que García-Page defendió «la estabilidad y el consenso» en las democracias frente a lo que denominó «crisis multiorgánicas» como éstas. Momentos en los que destacó los valores que representa la empresa familiar por el arraigo al territorio y «el saber de dónde se viene».

Recordó que en Castilla-La Mancha «nos hemos tenido que esforzar más porque veníamos de más atrás» y, a pesar de vivir en un periodo de «casi infarto económico diario», las perspectivas son de crecimiento gracias al trabajo de las empresas. «Necesito que haya más empresarios, cuantos más mejor» enfatizó, consciente de que son el músculo para la generación de riqueza y empleo, aunque asumió que las empresas deberían incorporar en sus balances ciertas dosis de inestabilidad e incertidumbre.

«Vivimos en la incertidumbre, pero con la certeza de que el modelo en el que vivimos es el correcto», subrayó, y constató asegurando que hoy tenemos en Castilla-La Mancha 5.000 empresas más que antes de la pandemia.

Es por eso que manifestó su confianza en el tejido empresarial y en su aval como «remontadores de crisis», ante lo que concluyó con un ruego: «os pido que tengáis la moral alta».