Un otoño de incertidumbres

EFE
-

España registra 31.428 nuevos casos desde el viernes y 168 muertes y se prepara para una segunda ola del virus con el cambio de estación

Un otoño de incertidumbres - Foto: Ricardo Rubio

Tres meses después del final del estado de alarma, España es el país de la UE más azotado por la segunda ola de la COVID-19 y entra de lleno en el otoño con los contagios semanales multiplicándose y con más incertidumbres que certezas sobre el impacto de un virus que ha cambiado la forma de vivir.
Más de 390.000 infectados, 18.000 hospitalizaciones y 2.172 fallecidos son las cifras de la pandemia en España durante los tres primeros meses de la nueva normalidad. Y eso ante un cambio de estación que llega hoy y se prevé especialmente complejo por la evolución de la curva de contagios, la proliferación de otras patologías respiratorias, la vuelta a las aulas y el regreso paulatino de muchos españoles a sus puestos de trabajo.
Esta inquietud se basa en los datos. En el último balance ofrecido ayer por el Ministerio de Sanidad se notificaron 31.428 nuevos casos de coronavirus desde el pasado viernes, 2.975 confirmados en las últimas 24 horas, con lo que el total de infecciones asciende a 671.468 y el de muertes a 30.663, con 168 decesos más durante el fin de semana y 311 en los últimos siete días.
Madrid vuelve a ser la comunidad con más contagios, con un tercio de los nuevos casos -11.991 desde el viernes y 794 en las últimas 24 horas-, seguida del País Vasco, con 368, y de Navarra, con 362.
Es por ello que el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, manifestó que «estamos ante un incremento clarísimo de casos, no tengo inconveniente en llamarlo segunda ola», a la vez que destacó que «no todas las regiones están en la misma fase, ya que algunas registran un descenso en las cifras de contagios».
Respecto a la temida vuelta al cole, las primeras dos semanas de clases presenciales se saldaron con una incidencia minoritaria del virus -700 cierres de aulas y algunos colegios del total de 28.500 centros educativos que hay en España-. Pero se mantiene el temor a que empeore este escenario.
En todo el país, los contagios semanales se han multiplicado por 35 en los últimos tres meses, la incidencia acumulada de 14 días (268 casos por cada 100.000 habitantes) es 33 veces superior a la del 21 de junio (8,08) y desde finales de julio van al alza hospitalizaciones e ingresos en cuidados intensivos. También crecen los fallecimientos.


Perfil epidemiológico

Desde que se levantó el estado de alarma en España se han diagnosticado más de 390.000 nuevos contagios, el 60 por ciento del total de 640.040 registrado por Sanidad desde el comienzo de la epidemia.
Mientras el 21 de junio España abandonó el confinamiento con una media de 1.668 nuevos positivos semanales, 99 hospitalizaciones -cinco en UCI- y 29 muertes, los últimos datos del Gobierno cifran los contagios semanales en 58.347, los ingresos en 2.485 -185 en UCI- y 432 muertes semanales.
Aunque son más los nuevos infectados en estos tres meses que durante el estado de alarma, las hospitalizaciones de estas 12 semanas suponen un 12 por ciento del total, los ingresos en UCI un 10 por ciento y los decesos, el siete.
¿Qué ha cambiado en esta segunda ola? En primer lugar, el 53 por ciento de los positivos son asintomáticos -durante el estado de alarma se diagnosticaban mayoritariamente casos graves-, el principal lugar de contagio es el domicilio y la edad media de los afectados es 38 años, muy inferior.