scorecardresearch

Las Mercedarias de la Caridad cumplen 75 años en Albacete

Redacción
-

Las primeras llegaron en agosto de 1947 y se instalaron en el antiguo sanatorio de Los Llanos

Imagen de la Hermana Mercedaria de la Caridad, Emilia García Roncero. - Foto: Obispado

En este año, 2022, se cumplen 75 años de la presencia de las Hermanas Mercedarias de la Caridad de Albacete. Fue en agosto de 1947 cuando una comunidad de 16 Hermanas acudía al llamamiento para instalarse en el antiguo sanatorio de Los Llanos. Hoy con la Hermana Mercedaria, Emilia García Roncero, haremos un recorrido por  estos 75 años en Albacete, los cuales, van a celebrar de una manera especial  el próximo sábado, 24 de septiembre, fiesta de la Virgen de las Mercedes.

Emilia, cuéntanos un poco como llega la comunidad a Albacete hace ahora 75 años. 

Haremos un breve repaso por la historia para recordar que fue el 4 de agosto de 1947 cuando llegaron las Hermanas por primera vez. En un ambiente todavía inmerso en la postguerra, cuando gran parte de la población estaba expuesta a enfermedades contagiosas, concretamente a la tuberculosis, debido a la situación social y económica que el país atravesaba. El Patronato Antituberculoso había solicitó la presencia de las Hermanas y la Congregación respondió, instaurándose así la comunidad en el sanatorio de los Llanos, comenzando su misión atendiendo a los enfermos que iban llegando, bajo las directrices del director médico y el administrativo. El Patronato valoró mucho la labor de las Hermanas con estos enfermos. Poco a poco se fueron incorporando sanitarios (más médicos, enfermeras, auxiliares, cocina, lavandería, limpieza…) llegando a formar una gran familia dando, también, unos cuidados humanitarios. Había dolor. El carisma de la caridad se vivió desde el principio.

¿Qué tareas habéis desempeñando en la Diócesis?

En un principio, sanitarias, aunque pronto las Hermanas se incorporaron, en la parroquia del Buen Pastor, a la catequesis.

Como la salud es el más importante de los bienes, expresión del don de la vida que Dios nos da, al asumir la Congregación el cuidado de un sanatorio anti-tuberculoso, una enfermedad en aquellos tiempos incurable, las hermanas promovían la vida buscado la salud de los enfermos.

Ellas, obedientes al mandato de Jesucristo que envió a los primeros discípulos «a dar la vista a los ciegos, la salud a los enfermos, y anunciar la buena noticia a los pobres» vivieron su presencia en el sanatorio, como una misión evangelizadora, dentro de la Iglesia de primera línea. Muchas fueron las personas y familias atendidas en este sanatorio. Muchas recuperaron la salud, otras la fe y la esperanza.

Cuando se cerró el sanatorio de Nuestra Señora de los Llanos en el 1996 pasamos al hospital Perpetuo Socorro para seguir realizando nuestra misión y continuar siendo presencia evangelizadora en el mundo de los enfermos y otras realidades. Situamos nuestra vivienda en el barrio del hospital y ahí a lo que la parroquia de San Vicente de Pául nos iba pidiendo: Catequesis, liturgia, catecumenado, pastoral de la salud, comunión a los enfermos y cuando llegó el padre paúl, Javier López, como capellán de la Torrecica nos pidió ir a la cárcel y formar un grupo de catequesis con los internos. Y allí seguimos muy contentas con ellos, nos enseñan mucho. Actualmente también hay una hermana, que representa a la comunidad, en la parroquia de las Angustias y San Felipe Neri llevando la comunión a los enfermos y cantos en misa de 11 de los domingos, donde se procura que cante todo el pueblo de Dios. También atendemos al barrio del Hospital y colaboramos en la Institución Benéfica Sagrado Corazón de Jesús en la cocina y en el comedor.

Háblanos un poco de vuestro carisma ¿Cuáles son vuestros pilares?  ¿Qué lema tenéis?

El carisma de la congregación es un servicio de caridad redentora en todas sus formas, en orden a la plena liberación del ser humano. Los elementos que configuran nuestro carisma son: la consagración a Cristo Redentor para asociarnos a su obra, la caridad vivida como koinonía y diaconía y el amor a María, Madre de Cristo, bajo la advocación de la Merced. Todos ellos han tenido siempre como objetivo principal dar a conocer la misericordia de Dios, expresada en cada una de las hermanas Mercedarias. La opción ha sido siempre escoger los sectores pobres y débiles de la sociedad.

Todo esto lo vivimos en comunidad dentro de la Iglesia. Nuestro padre fundador, Juan Zegrí y Moreno, sacerdote diocesano, nacido en Granada e insertado en la diócesis de Granada y Málaga decía: «Las hermanas Mercedarias de la Caridad, con la delicadeza que les es propia, suavizarán las llagas de toda enfermedad y dolencia del pueblo». Nuestro lema es «Todo en bien de la humanidad, en Dios por Dios y para Dios».

¿Cuál es la situación de la comunidad en estos momentos? 

Creo que la misma que vive la Iglesia, 'tiempo de decadencia'. De 30 hermanas que llegaron a ser en el hospital de Los Llanos, 16 en el Perpetuo Socorro a tres que quedamos actualmente, pues el 24 de este mes de julio se nos murió nuestra hermana María. Necesitamos nuevas vocaciones.

Emilia, a nivel personal, ¿cuántos años lleva en la congregación?   ¿Qué ha sido lo mejor?

  Llevo 51 años. Ingresé en la Congregación el 14 de septiembre del 1971, con 19 años. Contenta por responder a la llamada de Dios y con pena al dejar a mis padres y hermana. Eran muy cristianos y lo aceptaron muy bien. Mi hermana me ayudó en todo.

Lo mejor ha sido mi consagración a Dios y servicio a los hermanos, vivido en comunidad y para la comunidad. (Nada realizamos solas, aunque vayamos solas, vamos en nombre de la Congregación y de la Comunidad).

Me digo y digo siempre: Si naciese 100 veces, 100 veces seria consagrada y Mercedaria.

¿Qué actos vais a tener en este vuestro 75 aniversario?

Tendremos un Triduo en la parroquia de San Vicente de Paul (Calle Ramón Casa 24) los días, 21, 22 y 23 a las 19,00 horas de la tarde. El día 21 celebrará el sacerdote Javier Avilés, párroco de Santo Domingo. El día 22,  el padre Mercedario, Marcos, de la comunidad de Elche (Alicante). El día 23, Jesús Rodríguez Torrente, juez del Tribunal Eclesiástico de La Rota.

El día 24, fiesta de nuestra madre, la Virgen de las Mercedes, lo celebramos en nuestra la catedral de Albacete, a las 20 horas. Con una eucaristía de acción de gracias presidida por nuestro obispo,  Ángel Fernández Collado. Invitamos a todos a participar en los actos para conmemorar nuestro 75 aniversario de presencia en Albacete.