scorecardresearch

Mantienen la petición de ocho años por tráfico de drogas

V.M.
-

El juicio seguido contra ocho personas en la Audiencia Provincial quedó visto para sentencia tras la presentación de pruebas periciales y los informes orales

Imagen de la última sesión del juicio, celebrado en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial. - Foto: V.M.

El juicio seguido en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial contra ocho personas acusadas de tráfico de estupefacientes quedó ayer visto para sentencia, una vez escuchado el informe pericial de las doctoras forenses, la revisión de pruebas documentales y de los informes orales. Tras la lectura de las conclusiones, la Fiscalía elevó a a definitiva  la petición de pena para los tres principales encausados de ocho años de prisión y 500.000 euros de multa, concretamente para J.A.S.I. que supuestamente proporcionaba cocaína a otros acusados para su posterior venta y que reconoció en su declaración haberse dedicado al tráfico de marihuana, aunque no al de la cocaína, y para D.G.R. y su novia J.E.R.Z., los presuntos distribuidores de las sustancias estupefacientes, que viajaban regularmente desde Alicante a Albacete y fueron interceptados por la Policía en dirección a Valencia con 20 gramos de cocaína y 1.175 euros, aunque ambos argumentaron que la adquirían para consumo propio.

Por otra parte, la acusada E.R.S., para la que la Fiscalía solicitó cinco años de prisión, reconoció en el proceso haberse dedicado a la venta de droga desde su domicilio del Barrio de Las Seiscientas.

Su hija T.E.R. y su yerno P.LD., para los que se piden cuatro años y medio  de cárcel, dijeron no saber que la madre de la primera se dedicase al narcotráfico.

Finalmente, los otro encausados, Y.R.S. hermana de E.R.S., manifestó que la droga encontrada en su casa era de su hermana y el acusado B.T.J. admitió que vendía cocaína que compraba en el barrio a pequeña escala.

El testimonio de las forenses  confirmó que tanto D.G.R. como B.T.E. eran consumidores habituales de droga, aunque argumentaron que la actividad cognitiva de ambos no estaba afectada en el momento de los hechos.

Los encausados ingresaron en prisión provisional el 21 de noviembre de 2019 y la Fiscalía pidió prorrogar esta circunstancia, a lo que las partes se negaron al estar ya enjuicida la causa. 

(Más información en la edición impresa y en la app de La Tribuna de Albacete).