scorecardresearch

Nueva campaña en el yacimiento de Los Almadenes de Hellín

G. González
-

Catedráticos del Instituto Universitario de Investigación en Arqueología y Patrimonio Histórico de la Universidad de Alicante continúan estudiando el emplazamiento arqueológico hellinero

Realizan una nueva campaña de excavación en el yacimiento de Los Almadenes - Foto: INAPH

Se está desarrollando una nueva campaña de excavaciones en el yacimiento protohistórico de Los Almadenes, ubicado en la pedanía hellinera de Las Minas, merced a un convenio de colaboración firmado entre el Ayuntamiento de Hellín y Instituto Universitario de Investigación en Arqueología y Patrimonio Histórico de la Universidad de Alicante (Inaph), por el que el consistorio aporta 7.500 euros. El equipo del Inaph que codirigen Feliciana Sala, Patricia Rosell, Pascual Perdiguero y José Luis Martínez, cuenta con la colaboración de ocho estudiantes voluntarios y el apoyo del Museo de Semana Santa de Hellín (MUSS) que dirige el arqueólogo Pablo Cánovas. Según la información facilitada a La Tribuna de Albacete por Pascual Perdiguero, las excavaciones de este año «son una continuidad de las realizadas en la campaña de 2021, ya que se realizan en el mismo sector, el nororiental, y en tres habitaciones del que denominamos como Edificio 5», al norte de la puerta principal de la fortificación, construida para que pudiera servir como muelle de carga. 

Más de 5.000 metros.  Los resultados de años anteriores, tal y como publicó este diario, apuntaban «a que los pobladores de este asentamiento, que cuenta con más de 5.000 metros cuadrados de extensión, se dedicaban entre los siglos VII y VI a. C. a la extracción de azufre». Para los codirectores de las excavaciones, «la fundación del enclave pudo obedecer  a un interés socioeconómico, con el fin de generar enormes beneficios, ya que el azufre era un elemento escaso y altamente apreciado por las potencias mediterráneas que comenzaban a trazar complejas redes de comercio en el Mediterráneo occidental en el siglo VI a.C., lo que implicaría la existencia  de un sistema productivo de obtención y su salida comercial a través del río Segura». 

El hallazgo de la puerta principal aportó datos sobre el enclave. Hay que recordar que la campaña sobre la puerta principal, que terminó en septiembre de 2020, aportó nuevos datos que venían a reforzar las hipótesis del equipo de investigación en el sentido de que se trataba de un enclave destinado a la explotación del azufre del entorno, ya que dicha puerta «no coincidía con las características típicas de una puerta urbana o militar, ya que el saliente plano de la misma funcionaría como un muelle de carga y descarga respetando una pequeña rampa en el extremo derecho de la puerta para permitir el acceso al interior».