scorecardresearch

Desbordados por la migración

Agencias-SPC
-

Los albergues de Ciudad de México están sobrepasados por miles de haitianos que han intentado acceder a Estados Unidos y han sido deportados al país azteca

Desbordados por la migración - Foto: EDGARD GARRIDO

Miles de haitianos están protagonizando la última gran crisis migratoria en América, donde Estados Unidos sigue cerrando sus puertas a sin papeles que están desbordando a su vecino México. De hecho, los albergues de la capital azteca se encuentran sobrepasados por la oleada de caribeños que llegaron durante las últimas semanas y que han dejado a la ciudad en una inusual situación.

Un ejemplo del caos es Casa Tochan, uno de los albergues de Ciudad de México (CDMX) que se encuentran al límite. Se encuentra en la parte oeste de la localidad y, en un espacio laberíntico, lleno de escaleras y bastante reducido, ha logrado dar a decenas de haitianos un lugar donde dormir, comida, asesoramiento y hasta clases de español para ayudarles con su integración en el país. 

Aunque habitualmente acoge a hombres migrantes procedentes de Centroamérica, en estos días llegaron a recibir a 77 personas -incluidas mujeres y niños-, principalmente haitianos.

A finales de septiembre, miles de migrantes irregulares, en su mayoría de Haití, quedaron retenidos por las autoridades estadounidenses en un campamento improvisado bajo el puente internacional que une Del Río (Texas) con la mexicana Ciudad Acuña, en Coahuila, y prácticamente todos ellos fueron posteriormente deportados.

A la vez, varios miles llegaron a otras ciudades del norte del país azteca y también hasta CDMX buscando la posibilidad de quedarse de manera provisional en México ante las dificultades que viven los haitianos que tratan de cruzar a Estados Unidos.

Por ello, los albergues de la capital, que pertenecen a varias ONG, vivieron desde las últimas semanas de septiembre la llegada masiva de personas originarias de Haití que necesitan un lugar donde residir mientras esperan a que la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) resuelva sus solicitudes. «Ahorita estamos viendo que las personas vienen a solicitar refugio, no vienen por unos días o una semana, tienen a esperar el trámite y depende del Gobierno que este se acelere o no», relata Gabriela Hernández, directora de Casa Tochan.

Cooperación inédita

En medio de esta crisis, Estados Unidos aplaude que tanto la Casa Blanca como el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador mantienen una gran colaboración. «La cooperación nunca había sido tan sólida», manifestó el secretario de Estado norteamericano, Anthony Blinken.

Hasta el momento, el Gobierno de México ya ha deportado a miles de migrantes y aunque el Instituto Nacional de Migración (INM) mantiene que muchos son regresos voluntarios, hace unos días se vieron imágenes de un haitiano tratando de saltar de la escalinata del avión que lo llevaría a su país de origen, lo que provocó críticas por parte del varias organizaciones internacionales que velan por los derechos de los sin papeles.

«Como mexicana me indigna y me avergüenza, pero hasta donde podamos vamos a organizar el trabajo de apoyo para atender a estas personas que además ya vienen sufriendo de un repudio y toda una situación difícil desde países como Brasil o Chile», asegura Hernández, con lágrimas de los ojos ante la frustración que está viviendo en los últimos días.

Otros albergues como Cafemin o Casa Fuentes, junto con Casa Tochan, tratan de que los migrantes que esperan la regulación de su situación puedan permanecer en lugares seguros a la vez que les aportan todos los recursos a su alcance para que se integren en México.

Los haitianos tratan de tener paciencia ante la tardanza de la Comar, que está saturada y resuelve de manera lenta, y dudan entre permanecer en México o seguir su camino hacia Estados Unidos después de su larga travesía. Y es que muchos de ellos han recorrido en avión, autobús, caminando o, incluso, nadando, países como Bolivia, Ecuador, Panamá o Costa Rica en busca de una vida mejor que todavía parece darles la espalda.

ARCHIVADO EN: México, Estados Unidos, ONG