«El crimen de Almansa es el más duro y salvaje»

A.D.
-

Antonio Martínez Alcalde, licenciado en Derecho, acaba de publicar Crónica Negra de la provincia de Albacete, su primer libro, en el que el autor lleva a cabo una minuciosa labor para recordar algunos de los delitos que conmocionaron a la ciudadanía

Antonio Martínez Alcalde. - Foto: María José Gómez

¿Por qué una crónica negra de la provincia?
La idea surgió de una buena amistad con José Fernández, de Radio Chinchilla, que me  propuso colaborar con él en su programa de los sábados. Una de las proposiciones que le hice fue una crónica de los sucesos más impactantes ocurridos en la provincia, pero no encajaba en ese programa de los sábados por la mañana, pero como ya había trabajado el asunto, me decidí por el papel y comencé a escribir hace tres años.
Inicie la labor buceando en los legajos del Archivo Histórico Provincial, donde aparecen algunos casos que he glosado en este libro. 
¿De qué épocas?
Comencé con la ejecución a garrote vil de Tomas Marco, en 1872, hasta el 2012, que es el más reciente, el crimen de El Salobral. 
Entre éstos, aparecen otros 24 casos de asesinatos, crímenes, acaecidos en Albacete capital y provincia.  
¿Cuál es el que más le costó escribir?
Me costó  mucho escribir el exorcismo de Almansa, con diferencia, por la inocencia de la víctima, por su ejecutora, que fue su madre.
La información que recabé de este caso, de 1990, fue a través de la hemeroteca y creo que el exorcismo de Almansa es el crimen más absurdo, más cruel y más bárbaro, no de la crónica negra de Albacete, sino de la de España. El crimen de Almansa es el más duro  y salvaje.  
¿Por su origen?
Seguro, parte del origen, atávico, es brujería, mezcla la santería, el espiritismo, lo más oscuro y negro de la España profunda y, si tuviera que empezar a hacer un libro de la crónica negra de España, por supuesto que estaría, igual que el caso de la mano cortada, de 1954, fue portada del semanario El Caso durante meses, con sucesos paranormales que también relato en el libro.  
¿Alguno que le llame la atención especialmente?
Por ejemplo, alguno que está sin resolver, como puede ser el del exalcalde de La Gineta. También, en el crimen de los novilleros, según el sumario y  la sentencia hubo dos escopetas. Una tiene dueño, pero la otra no, con lo cual hay otra persona que, probablemente fue culpable del crimen y, por prescripción, ha quedado libre, ese fue en 1990.
Qué vamos a decir del crimen de la Comandancia de la Guardia Civil, que evidentemente también marcó. 
¿Entre las noticias más relevantes de la provincia?
Desde el punto de vista informativo, la crónica de sucesos ha tenido mucha presencia. Albacete ha tenido crímenes, como estos de los que hablamos, que han abierto periódicos y Telediarios, que luego aparecían en el resumen de la semana.
Somos una provincia que aporta noticias de crónica negra, muy por encima de la media, por las características de los sucesos.  
¿Muy truculentos?
Sí. El crimen de los novilleros, por ejemplo mezcla la fiesta nacional, el romanticismo, una finca, luna llena, tres chavales de 20 años, que son prácticamente fusilados en mitad de la noche. Eso, al final, no deja de tener un impacto periodístico de primer nivel.  Podríamos hablar también del crimen de El Salobral.