Nunca es tarde para triunfar

Juan Carrizo
-

Tomeu Nadal llegó al Albacete con 27 años y con 28 debutó en Segunda con el conjunto manchego; en unos meses cumplirá los 31 y llama con fuerzas a las puertas de la Primera División

Tomeu Nadal, el día de su presentación como portero del Albacete, en julio de 2016. - Foto: José Miguel Esparcia

Hace años lo más normal era tener veteranos en la portería. Siempre se decía aquello de que los guardametas empezaban a rendir al máximo a partir de los 27 o 28 años, por aquello de tener la cabeza más asentada. La evolución del fútbol también ha rebajado esa edad en las porterías y ahora es muy habitual ver porteros consagrados bajo los palos con apenas 23 o 24 años.
Pero como nunca es tarde si la dicha es buena, el Albacete Balompié tiene la suerte de poder contar con uno de los mejores porteros de la categoría, a pesar de que pronto cumplirá los 31 años y no pierde la esperanza de jugar en Primera División.
Ya pudo este verano llegar a la máxima categoría tras la espectacular campaña que protagonizó el año pasado. Finalmente no hubo ofertas  que llamaran su atención y la que llegó a última hora no pudo aceptarla el Albacete pues hubiera quedado mermado con el mercado casi a punto de cerrar.
El club manchego se remitió a la cláusula y el jugador se portó, como siempre, como un señor. Tomeu Nadal ha valorado, desde que llegó, la apuesta hecho por el Alba y la oportunidad que se le brindó para demostrar su valía tras una largo deambular por diferentes clubes sin conseguir afianzarse en la titularidad. En el Alba tuvo esa continuidad para crecer y convertirse ahora mismo en uno de los mejores cancerberos de Segunda, llamando una vez más a la puerta de la  Primera División.

 

(Más información en la edición impresa)