Juan L. Hernández Piqueras

Juan L. Hernández Piqueras


Días contados

22/07/2021

Radicalizada como está hoy la vida política española, incluso desde bastante antes que la pandemia viniera a crispar más el ambiente, nos hace pensar que nunca como ahora hubiera sido bueno contar con una fuerza política de verdadero centro, capaz de coser los desgarrones provocados por la inercia extremada de los tirones de la derecha y de la izquierda y tender puentes en pasos claves hoy obstaculizados y cerrados al entendimiento y el desbloqueo. Era, no cabe duda, el papel en que se le esperaba y para el que se perfilaba aquel inicio esperanzador de Ciudadanos de no hace tanto tiempo, pero que, sin embargo, hoy parece como muy lejano. Tanto, que en tiempo récord se ha convertido de aquel pasado esperanzador en un futuro que parece tener los días contados.
Hoy Ciudadanos camina por el panorama político español como alma en pena purgando su acumulación de errores desde que desaprovechó la importante victoria de Arrimadas en las elecciones catalanas de 2017, una victoria que pudo ser histórica y que apenas ha quedado en anecdótica. Tras huir del polvorín catalán, Rivera se encontró en Madrid con las llaves del Gobierno de España, pero fue incapaz de llegar a acuerdos con el PSOE y dejó a Sánchez la única vía de pactar con Podemos para llegar a la Moncloa. Rivera, no conforme con declinar la opción de haber escrito la historia que pudo ser y no fue, terminó lanzando las llaves de la gobernabilidad al fondo de la fuente de la plaza de Colón y hacerse la foto con PP y Vox, que desde ese mismo instante comenzaron a devorar a un Ciudadanos del que ya no dejaron ni los huesos en las recientes autonómicas madrileñas. Salir a flote no le será fácil.