Domingo Henares


Igual que antes

10/01/2021

El día de los sueños infantiles, cada uno con su juguete hecho realidad, o de regalo para los adultos (que también guardan sus ilusiones escondidas para este día), tocaba a su fin en las primeras horas que tiene la noche. Y, como todos los Reyes Magos son generosos, que para eso vienen a este mundo al reclamo de una estrella y de las primeras risas de un niño como todos los niños de la tierra, también trajeron para los hogares españoles un obsequio ya olvidado desde hacía tiempo. La televisión española, en su canal de 24 horas, informaba como es debido del asalto insólito al Capitolio de los Estados Unidos de América. Y era como para no dar crédito, se trataría del anuncio de alguna película de escaramuzas medievales, y no del ataque cruento a la sede donde más brilla la democracia (50 estados en una Nación), a la hora precisamente de confirmar la victoria de Joe Biden en las últimas elecciones, y de acordar su investidura el próximo día 20 como presidente de la Nación.
Viendo las escenas del Congreso americano, fue recordado un tiempo en el que la televisión estatal no estaba al servicio del que manda, cuando emitía noticias que interesaban y sin tanta monotonía como ahora, pues, en un descuido y antes de cambiar de cubierto, es posible oír hasta 10 veces el estado del tiempo. Aquella televisión en blanco y negro, con espacios culturales y de recreo muy dignos. Con mensajes de fiar y unos tertulianos esperados por su saber en el tema que trataban. Esa noche se olvidaron hasta de hablar del coronavirus 2020.
Y los niños cansados de jugar con sus reyes se fueron a dormir como si nada.