Óscar Dejuán


Aprender a dialogar (y II)

27/07/2020

La semana pasada tratamos el tema del diálogo. Buscando materiales encontré un vídeo TEDx Talks de la científica argentina Guadalupe Nogués: «Cómo hablar con los que piensan diferente». Tanto me interesó la conferencia que me comprometí a divulgarla. 
La  doctora Nogués comprobó la dificultad de que sus hallazgos pro-vacunas convencieran a los anti-vacunas. Decepcionada, decidió pasarse a la docencia con la esperanza de que una buena educación allanaría el camino. No tardó en llegar la segunda decepción. Cuando ella pedía a alguien que leyera este o aquel estudio, el alumno venía preparado para el contraataque. Lejos de convencerle, ganaba un adversario.
La doctora Nogués comprendió entonces que una parte de la persona humana (de todos y cada uno de nosotros) se mueve más por emociones y creencias que por evidencias científicas y razonamientos. Convencer a uno de que sus creencias son falsas, es poco menos que imposible. De ese no-diálogo salen más chispas que luz. La distancia y la hostilidad van aumentando con el paso del tiempo. Cada uno se refugia en su tribu cultural; solo lee y escucha a los que piensan como él. En la tribu aprende a odiar, menospreciar y lanzar al adversario los insultos que más le duelen. Algunas personas se radicalizan; otras se desentienden para huir de la presión mediática de los más poderosos. Es el memento mori de la cultura y la democracia. 
Según Guadalupe Nogués para restablecer la comunicación y el diálogo constructivo es necesario aprender a distinguir entre personas e ideas. La persona que tenemos en la otra parte de la mesa, tiene una dignidad natural y merece todo nuestro respeto y atención. Las ideas, en cambio, deben ganarse el respeto. Ello nos obliga a desmenuzarlas entre todos para calibrar la verdad y falsedad que encierran.