CARTA DEL DIRECTOR

Francisco J. Martínez


Ginés Sánchez Nievas

22/11/2020

Muchas familias albacetenses deben estar muy agradecidas a la labor de Ginés Sánchez Nievas, jefe del Servicio de Reumatología del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete. La razón es sencilla: salvó de una muerte segura a decenas de personas, sobre todo mayores, aquejadas de Covid-19. Su destino estaba escrito en la impersonal sala de la UCI, pero este experto en reumas inició un camino nunca antes recorrido para encontrar un tratamiento efectivo contra el coronavirus. Un fármaco utilizado para combatir la artritis reumatoide, el baricitinib, combinado con el remdesivir, logró detener al virus y que pacientes graves, sobre todo de edades avanzadas, volvieran a la vida cuando ya prácticamente estaban desahuciados. Ahora, la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) de Estados Unidos autorizó su uso y se abre la esperanza para miles de enfermos en el país con más contagios del planeta.
Dicen que el talento emerge en los momentos más duros de las crisis. Precisamente eso es lo que ocurrió con el doctor Sánchez Nievas, un facultativo que ya gozaba de una excelente reputación, pero el mejor de los reconocimientos será, sin duda, las vidas que salvó en el peor de los momentos para la sociedad de lo que llevamos del siglo XXI. Esos albacetenses que hoy vuelven a disfrutar de los paseos soleados son la prueba viva de la valía de nuestros sanitarios, profesionales que lo dieron todo con las únicas armas de sus manos y su talento, con el único fin de preservar hasta la última vida humana, por pequeña que fuera su esperanza de vida.
El doctor Sánchez Nievas encontró el camino en medio del marasmo y, hasta que llegue la vacuna, demostró que un tratamiento eficaz es clave para salvar vidas. ¡Muchas gracias, doctor!