scorecardresearch
Fernando Fuentes

Fernando Fuentes


Obreros feriales

20/09/2022

Un disparate absolutamente necesario. Así es nuestra Feria. Esa misma de la que lucimos orfandad durante dos años y que, en este 2022, regresaba para darnos a todos lo nuestro. Hay dos tipos de albaceteños. Los que trabajan en la Feria y los que la disfrutan. Y nunca coinciden. Aquí o se curra o se goza. No hay más. Los que la trabajan lo hacen porque no les queda más remedio. Además, una inmensa mayoría labora, mientras los demás festejan, por pura necesidad. Otros -los menos- lo hacen para hacerse aún más ricos, pero estos no lucen mandiles, ni echan cañas o emplatan langostinos. Más bien se las beben y zampan mientras, apostados en la esquina de la barra, comprueban que la Feria sigue siendo un gran negocio. Hemos vivido esta Feria como si fueran tres juntas. Parecía que teníamos la obligación de recuperar las pérdidas para poder afrontar las siguientes ya con los deberes hechos y las cuentas bien ajustadas. Dicen que son tres millones de visitantes -siendo visitas- los que se han dejado sonrisas, abrazos y cuartos con el pincho como epicentro. También lamentan los hosteleros que hubo más gente que consumo. Parece ser que la inflación no perdona. Ni tampoco el miedo ante un invierno del que parece que no vamos a sobrevivir. Veremos. La previsión es que el Ferión de 2022 dejara más de 100 millones de euros en la ciudad. Como ya fue en 2019. Y así va a ser, convirtiendo de nuevo a la Feria en la empresa local que más factura, al menos en el exiguo plazo de diez días, con sus correspondientes noches. Es hora de balances, de recoger y de desmontar. Y de aplauso cerrado para los que se han dejado la piel para que todo haya sido un gran éxito. Gracias a esos que trabajan para que los demás nos divirtamos -sobre todo con calidad, seguridad y comodidad- podemos presumir de que tenemos la mejor Feria del mundo. Y por lo consiguiente, ellos son los mejores obreros feriales del planeta. De cualquier manera, a ninguno de ellos les propongan ahora, aún en caliente, volver a trabajarse la Feria. Esperen unas semanas para ello. O, mejor, unos meses. Sabemos que volverán a estar allí. Como todos nosotros. En nuestra tan querida, como sufrida, Feria.

ARCHIVADO EN: Albacete, Inflación