scorecardresearch
Francisco J. Martínez

CARTA DEL DIRECTOR

Francisco J. Martínez


Incendios y gestión de los montes

17/07/2022

Hace ya décadas que la gestión de los montes cambió por completo en favor de unos postulados más naturales, es decir, dejar que la naturaleza sea libre. El resultado, lejos de ser positivo, cada vez tiene más contras, principalmente la multiplicación de incendios, pero también otros como la proliferación desmedida de determinadas especies, sobre todo de mamíferos de un tamaño ya considerable y peligrosos para los conductores, como jabalíes, corzos, cabras monteses o ciervos, entre otros.
Las cuadrillas de prevención de incendios, antes habituales en los montes durante el invierno, ahora no son ni la sombra de lo que fueron en cuanto a efectivos se refiere y los ganaderos, sobre todo de ovino y caprino, tienen prohibido el pastoreo en los montes, por lo que la vegetación campa a sus anchas. Cuando se produce un incendio, las brigadas poco pueden hacer ante tal cantidad de materia vegetal, combustible perfecto para la proliferación de las llamas.
La excusa para no acometer una gestión eficaz de los montes es que el medio natural debe evolucionar por sí mismo, pero si desde hace siglos el hombre modificó el paisaje por sus intereses, la naturaleza parte ya de una situación manipulada. ¿Se piensan que la mayoría de los pinares no son de repoblación o que las mesetas cerealistas lo fueron desde tiempo inmemorial? Hay que tener más sentido común y olvidar postulados extremistas que están viciados desde su inicio. Antes, del monte vivían muchas familias, que lo mantenían limpio y vivo, hoy desaparecieron resineros, leñadores, pastores... y alguien tiene que suplir su función, porque de lo contrario a medio plazo nos quedaremos sin un valor fundamental de nuestra tierra: el medio natural.

ARCHIVADO EN: Incendios, Naturaleza