Fernando Fuentes


Las prisas de Page

12/01/2021

Page tiene prisa. Y mucha. Verán por qué. La pasada semana se atrevió a visitar Albacete para, como les gusta decir en la Junta: «traernos cosas buenas». Habría que recordarles que todo eso «tan bueno» que parecen regalarnos, lo pagamos con nuestros impuestos. Es decir, es nuestro y, por ello, nos lo deben. En algunos casos se trata de auténticas deudas históricas, como la que nos ocupa. El presidente de CLM anunció, por tercera vez en cuatro años, las obras de remodelación del Hospital de Albacete. Esas mismas de la que aún no se ha puesto ni un solo ladrillo. Salvo los del aparcamiento que, siendo justos, les ha quedado precioso. En su acto propagandístico estuvo cálidamente arropado por todos sus asociados y súbditos. Por estos lares no tiene otra cosa. Pocos amigos. Y todos, sin excepción, le hicieron la ola y así hasta en tres ocasiones. Y es que Page manda mucho en Albacete, aunque no le gustemos nada. Cuando el gerifalte toledano pregonó que las obras del nuevo centro hospitalario estarán terminadas en dos años y medio, algunos mal pensados lo vieron coincidir con la campaña electoral de las próximas elecciones autonómicas, allá por 2023. Y hete aquí sus urgencias. Primero porque Page sabe que o viene con la cinta cortada o aquí su batacazo electoral puede ser de auténtico órdago. Muchos de los que lo votaron en 2019, tras la nefasta y mentirosa gestión sufrida durante la primera ola de la pandemia, no están por la labor de seguir apoyándole. Esto es un clamor popular. Albacete puede ser su tumba electoral y él lo sabe. Y los plazos son tan justos -ante lo único que le puede salvar de un fracaso letalmente político- que habrá que trabajar -rápido, duro y bien- para terminar dichas obras desde antes de ayer. De sol a sol. Al ritmo de látigo. Mientras que ahora, en enero, nos enfrentamos a una tercera ola de Covid-19 con los mismos medios sanitarios –insuficientes, incapaces y obsoletos- que en marzo del año pasado. Han tenido muchos meses para mejorarlos. O muchos años. Corre Page, corre.