scorecardresearch
Pedro J. García

Pedro J. García


Normalizar

21/10/2022

La pandemia del coronavirus nos ha dejado claro que la salud, el pilar de la vida, es el bien más preciado, pero a medida que pasan los meses de crisis sanitaria y se reducen las cifras de contagios y fallecimientos vamos normalizando los males del pasado. Normalizamos la espera en la sanidad, ya sea en la consulta del médico de cabecera o en la de atención especializada, por aquello de la falsa gratuidad (no lo es porque se financia con los impuestos que pagamos) o por el manido discurso de que todo es culpa de la 'popular' María Dolores Cospedal, pese a que dejó de gobernar en Castilla-La Mancha hace más de siete años, por lo que también normalizamos que nos tomen por tontos. 
Normalizar lo de la sanidad pública puede tener un pase, pero lo que no lo tiene es que también lo hagamos con la privada, porque si uno paga -y no poco- no debería esperar ni medio minuto y menos más de media hora, como me sucedió en la última consulta de este tipo a la que asistí, con el único consuelo de mi pataleo.
Volviendo al inicio de este artículo y al dichoso Covid, normalizamos las muertes, porque como ahora las cifras son, afortunadamente, mucho más bajas ya no son noticias principales, sino secundarias, aunque todavía hay datos que sorprenden, como que en este año, entre enero y septiembre, la cuantía de defunciones en la provincia aumentó un 16% respecto al mismo período del año anterior. Esto no se puede normalizar y, sobre todo, merece una explicación, porque habrá algún motivo para este incremento tan elevado. ¿Será también culpa de Cospedal?