Domingo Henares


Territorio del llanto

02/08/2020

El presidente  de la Autonomía de Castilla-La Mancha debería levantar la voz y la palabra hasta poner orden en sus dominios, por cuanto la Consejería de Cultura impide la presencia de José María Martínez Tendero en el Museo de Albacete. Donde el pintor había previsto exponer, en el mes de octubre próximo, una gran muestra de cuadros inspirados en la entrega de todos los sanitarios del lugar, por su dedicación a los enfermos del coronavirus que no cesa. De ahí que se llame la colección  Homenajes, iniciada durante el «estado de alarma» que padeció España durante la primavera de 2020. Cuando tanto dolor se acumulaba en los hospitales y en las llamadas residencias de mayores, por la maldita pandemia que nos tiene acorralados.
Martínez Tendero ha pintado los ojos de tantos sanitarios junto a los enfermos que se morían a manos llenas. Porque en los ojos, territorio del llanto, es donde se acumulan los recuerdos y, al amanecer, se desvelan todos los presagios. Y tal vez una mirada sea por donde más le duele al hombre, ya indefenso, toda su alma. Ha pintado los ojos que tanto dolor vieron.
Niños de la ciudad, aprended que Martínez Tendero edifica espacios infinitos a escala planetaria. Una línea suya es camino seguro de ida y vuelta surcando el universo. Y su pintura-materia, de tan ingrávida, parece que no necesita soporte y se nos escapa de los dedos como todo lo soñado. Los azules metálicos brillan con luz propia, el rojo anda enamorado de tan sincero, los amarillos equidistantes del verde, el negro reverente y el blanco elemental: materiales para que tengan las galaxias un lugar donde asomarse.