Pedro J. García


Unanimidad

12/02/2021

La política actual nos tiene acostumbrados a los ciudadanos a ver cómo en los ayuntamientos, diputaciones, cortes regionales o nacionales las votaciones son muy previsibles, con un patrón que se repite una y otra vez, con el sí del equipo que propone y el no o la abstención de quienes están en la oposición, con el añadido de que en muchas ocasiones están preconcebidos, sin entrar en el fondo de la cuestión, quedándose simplemente en la forma, que es que la idea viene desde el partido de signo contrario.
No todas las propuestas de un equipo de Gobierno son las más acertadas ni las de la oposición están erradas, por lo que la exigencia del ciudadano hacia sus dirigentes políticos debe ser que en esas posturas distantes se busque la mayor convergencia posible, por el bien de los representados. Casi nunca es así y, por este motivo, cuando hay excepciones es preciso resaltarlas para que nuestra clase política vea que no pasa nada por llegar a acuerdos.
Es el caso de lo que sucedió ayer en la Diputación Provincial, donde el Presupuesto de 2021 se aprobó por unanimidad, fruto del buen trabajo de todos los grupos en semanas y días pasados. El equipo de Gobierno, como le corresponde, presentó su propuesta a los demás grupos y estos, tras su estudio, realizaron las pertinentes enmiendas que, tras el necesario diálogo, acabaron en un acuerdo y en una aprobación del Presupuesto 2021 por unanimidad.
Así, ganan el equipo de Gobierno y los partidos de la oposición, por trabajar para alcanzar acuerdos, pero sobre todo ganan los ciudadanos, que son para quienes se gobierna y se hace oposición, no para unas siglas.



Las más vistas