Óscar Dejuán


La guerra de la sanidad

16/11/2020

Quería escribir un artículo sobre «la sanidad en tiempos de guerra» y, sin querer, lo he titulado «la guerra de la sanidad». Qué le vamos a hacer, es lo que hay. El Estado español puede y debe centralizar las competencias sanitarias mientras se libra la guerra contra el coronavirus. Problemas globales reclaman soluciones globales. Estas han de venir de la OMS y ser apuntaladas por cada uno de los 200 estados del mundo. Es el territorio nacional donde la movilidad personal es máxima.
No hay excusas que valgan para que el Estado español se responsabilice del control de la pandemia. Ello no significa que las medidas hayan de aplicarse a toda España ni que la gestión directa corresponda a la clase política. Lo suyo es que las propuestas emanen de un Comité de Crisis compuesto básicamente de epidemiólogos. Añádase algún economista que ponga sobre la mesa las consecuencias económicas de las medidas propuestas por los sanitarios. 
La clave de una buena gestión estriba en que quien tome las decisiones asuma las consecuencias y responsabilidades. Me temo que quienes defienden la vuelta al confinamiento total de marzo, son políticos o funcionarios que siguen cobrando lo mismo, aunque no trabajen o hagan unas gestiones mínimas por teletrabajo. Un cuarto de la población no tiene esa suerte y cuando la pandemia esté controlada podría ocurrir que no encontraran su antigua empresa. Propongo, aun a riesgo de ser defenestrado por mis compañeros de universidad o mi propia familia, que, en caso de un confinamiento total, los políticos, funcionarios y demás personas que dependemos del erario público suframos un recorte salarial del 25%. Serviría para aliviar a los que pierden todos sus ingresos. También para que antes de repetir una decisión de ese calibre, los expertos y políticos que la aprueban se aseguren de su absoluta necesidad.