Pedro J. García


La vacuna

20/11/2020

Estamos en el noveno mes de pandemia del coronavirus y, como si de un parto se tratase, la deseada vacuna ya está aquí. Es por lo que hemos suspirado durante tantos meses, porque veíamos ahí la única manera de frenar la expansión del coronavirus y la irresponsabilidad de muchos.
Los anuncios de vacunas con alta efectividad llegaron, pero parece que sólo le hace efecto a los mercados bursátiles, los únicos que se llenaron de euforia y registraron subidas históricas. La Bolsa de Madrid no fue una excepción, pero parece que en el parqué individual de los españoles las acciones de ilusión no se dispararon tanto y se asemejan más al niño que tanto desea una bicicleta y cuando la tiene teme montar en ella.
El último barómetro del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas) recoge que aumentó la negativa de los españoles a ponerse la vacuna de forma inmediata y que llega al 47%, que es casi la mitad de la población, con mayor reticencia entre las mujeres que entre los hombres y entre las personas con edades comprendidas entre los 25 y los 54 años. En ese grupo estoy yo, más cercano al extremo alto, y tengo clarísimo que, cuando sea posible, me vacunaré.
Hablando de vacunas, los socialistas históricos andan a la búsqueda de una contra Pedro Sánchez, porque los cariñitos con Bildu han sido la gota que les colmó el vaso, y parece que Felipe González puede ser el antídoto. No lo vean descabellado, porque hubo un momento en el que la mayoría de españoles eran ‘felipistas’ y ya saben que donde hubo fuego siempre queda rescoldo. Otro dato, a los que piensen que la edad puede ser un impedimento les diré que es de la misma quinta que el presidente electo de Estados Unidos.